Entre la necesidad y la búsqueda de un estilo

  • El flamante técnico realista, Juanma Lillo, está invicto en sus tres jornadas en el banquillo, pero aún no ha encontrado su once

La Real Sociedad aterrizó en Málaga intentando asentarse en el nuevo traje que propone Juanma Lillo. El técnico txuri urdin sigue invicto desde que se sentó en el banquillo hace tres jornadas, pero el equipo blanquiazul no ha terminado de carburar y continúa un ritmo itinerante en pos de colarse los puestos de ascenso.

De hecho, esta semana Lillo ha sido objeto de críticas por sus continuos cambios de posiciones de algunos futbolistas. El entrenador tolosarra continúa experimentando con el sistema y los futbolistas que mejor rendimiento pueden dar, y eso se ha traducido en tropiezos como el empate ante el Nàstic de la semana pasada (0-0) en Anoeta o la oportunidad perdida en Balaídos (1-1).

El poderío económico de la entidad pese a su crisis institucional derivó en la llegada de importantes refuerzos de invierno como Martí, Fran Mérida, Víctor o Nacho, pero aun así el equipo sigue acusando el mazazo que supuso perder la categoría tras muchos años en Primera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios