La nuevas obligaciones del campeón

La estrella de campeón del mundo que estrenará hoy España en México esconde un mes de celebraciones, vacaciones, alguna discusión y pellizcos entre los aficionados para darse cuenta de que lo que ocurrió en Johannesburgo el pasado 11 de julio fue real.

El combinado de Vicente del Bosque presentará su nueva camiseta en el estadio Azteca, en un partido amistoso que ha estado cargado de polémica por la convocatoria de los jugadores del Barcelona coincidiendo con el final de sus vacaciones de verano.

España lleva un mes presumiendo de algo que le faltó durante el pasado siglo, como es el trono mundial. Así lo propició la mejor generación de jugadores de toda su historia. El gol de Iniesta en la final es una acción ya legendaria.

La Federación Española de Fútbol sacó a pasear la copa por todo el territorio y fue la primera en notar el éxito: pasó a pedir dos millones de euros por partido amistoso. Antes del Mundial cobraba una cantidad cercana a 1,7 millones de euros. México es el primer país que pagará el nuevo precio, el caché de campeón del mundo. Aunque los futbolistas también "pagaron" el coste de la corona mundial, pues la mayoría tuvo las vacaciones más cortas de su carrera futbolística.

El jugador más perseguido durante el verano fue Casillas, el flamante capitán de la selección española. Pero no solo por haber levantado la copa a la noche de Johannesburgo, sino también por su relación con la presentadora Sara Carbonero. Tanto es así que la pareja fue portada de varias revistas de la prensa rosa y muchos medios siguieron sus vacaciones por la Costa Oeste de Estados Unidos.

También Iniesta tuvo que soportar la difusión no consentida de fotografías, algo que nadie hubiera pensado hace sólo unos meses, dado el perfil discretísimo del jugador del Barcelona. Pero es lo que sucede cuando uno se convierte en uno de los grandes héroes del país.

Durante este tiempo, los jugadores recibieron tratamiento del más alto nivel en cada uno de sus pueblos natales. No hubo alcalde que no buscara la fotografía con el hijo predilecto de la ciudad.

Pero no todos los jugadores disfrutaron al máximo de sus vacaciones. Por ejemplo, Torres tuvo que trabajar en solitario para recuperarse de una lesión producida en la final del Mundial, mientras que Cesc vio frustrado su deseo de fichar por el Barcelona. Por su parte, Villa está ansioso por debutar con los de Guardiola.

Los últimos días de vacaciones vinieron marcados por la polémica generada por la convocatoria de Del Bosque, quien se llevó a casi todos los protagonistas del Mundial para jugar ante México.

El Barcelona se quejó porque tres días después jugará la ida de la Supercopa de España ante el Sevilla, y porque sus jugadores fueron convocados recién terminadas sus vacaciones, sin carga de entrenamiento, con el consiguiente riesgo de una posible lesión.

"Le damos la seriedad debida a un partido internacional. Hay una fecha FIFA que debemos intentar aprovechar. Este grupo debería mantener la unión todo lo posible", justificó Del Bosque.

Ya no hay amistosos para España. Es el campeón. La estrella, que cumple un mes en la camiseta, obliga a ganar siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios