El partido más importante

EL encuentro de mañana en La Rosaleda para mí es el partido más importante de toda la temporada. Por la situación que atraviesa el equipo y porque es contra el Sevilla, al que no ganamos en Liga en nuestro campo desde el 15 de enero de 2005. Una victoria puede significar el salto necesario para ponernos en la cabeza y adelantar a los hispalenses en la clasificación. Para ellos también es un partido importantísimo. Por el rival y la racha que llevan.

De la última victoria recuerdo que estaba nuestro Julio Baptista en el bando rival, al cual tengo muchos deseos de verle de nuevo en nuestra alineación. De los nuestros sigue aquí en activo Duda. Valcarce, el mejor delegado que hemos tenido, también jugó ese día en el que un gol en propia meta de Aitor Ocio nos dio tres puntos que fueron el inicio de una escalada, como espero suceda mañana también.

Antonio Tapia, para mí, uno de los mejores entrenadores que he visto en mi vida, era quien dirigía a ese Málaga. A los jugadores los traía a mal traer con tanto vídeo que les ponía, aunque con cuatro retales a punto estuvo de llevarnos a Europa. Íbamos embalados, pero… Ahí tuvimos mala suerte. Fue en su segunda etapa como técnico blanquiazul. Por circunstancias especiales no se llegó a competición continental.

Sin embargo, este choque del que les estaba hablando fue su primer partido, su estreno en Primera División. Gregorio Manzano, a quien había sustituido, llegó a decir que a ese Málaga no lo salvaba ningún mirlo blanco. Pues no sólo lo salvó, sino que desde ese día se dio el primer paso hacia la remontada. Y es que con Tapia se hizo una segunda vuelta con puntuación de Liga de Campeones.

Aunque ahora los objetivos son bien diferentes, las circunstancias sí que son similares. Espero que mañana demos de nuevo ese primer paso que tanta falta nos hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios