El pisotón se queda en nada

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (FEF) acordó ayer amonestar al defensa del Real Madrid Pepe por juego peligroso en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa ante el Barcelona, en el que pisó la mano de Messi cuando éste se hallaba en el suelo.

Paralelamente, en ambos bandos, que se medirán mañana en el partido de vuelta, se negó que en el equipo madridista haya una crisis interna entre algunos jugadores y José Mourinho. "Quien diga que el vestuario está dividido o existe alguna fractura, miente. Existe un gran grupo y hay una gran unión le pese a quien le pese. Trabajando juntos llegarán los éxitos. Buena tarde a tod@s. Un abrazo", señaló Sergio Ramos en su cuenta de Twitter.

Andrés Iniesta tiró por el mismo camino y calificó de "idílica" la situación del Madrid, al recordar que el conjunto blanco "es el líder de la Liga, está peleando por meterse en las semifinales de la Copa del Rey y también está clasificado para la siguiente ronda de la Champions".

Iniesta dijo desconocer si en el vestuario madridista "se llevan mal o bien", pero tampoco le importa. Entiende que, "al menos de puertas a fuera", sus jugadores no parecen tener ningún problema. Sobre Pepe, destacó que "las imágenes hablan por sí solas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios