Una plata con sabor agridulce

  • La selección masculina cayó en la final ante Croacia y a la femenina se le escapó el bronce contra Italia

La selección española de balonmano playa no pudo romper los pronósticos y tuvo que conformarse con la medalla de plata al caer en la final del Europeo, disputado en la localidad gerundense de Lloret de Mar, por 2-1 (15-17, 32-23 y 10-8) ante Croacia, que encadenó su cuarto título continental consecutivo.

Ni el buen arranque de los anfitriones, que se impusieron por 15-17 en la primera manga, ni la condición de local, pudo evitar la derrota de los de Jaime, Jimmy, Osborne, que forzaron a los balcánicos a llegar a la muerte súbita. Una tanda de penaltis en la que España no pudo repetir los triunfos que había logrado en el shoot-out ante Noruega, en los cuartos de final, y Hungría, en las semifinales. Y eso que el portero Ramón Fuentes, el héroe de las semifinales cuando detuvo los cuatro lanzamientos del cuadro magiar, arrancó la muerte súbita con una parada ante Ivan Juric, que hacía soñar a los españoles.

Pero el héroe no sería el portero español, sino el guardameta croata Igor Totic, que llevó a Croacia (10-8) a su cuarto oro consecutivo, tras detener los lanzamientos de Álvaro Polo y del sevillano Juan Antonio Vázquez, Chispi.

La derrota, sin embargo, no debe empañar el buen papel del conjunto español que, cuatro años después, volvió a subir al podio con una medalla de plata que unir ene l palmarés a los dos oros (2002 y 2006), otra plata (2000) y un bronce (2011) que ya figuraban en el palmarés de la selección.

Tampoco la selección femenina pudo poner su broche al campeonato quedándose a las puertas del podio al caer por 1-2 (19-6, 7-9 y 6-8) ante Italia. Una derrota que pocos podían imaginar tras el cómodo triunfo de las de Dani Lara en el primer parcial, en el que España, liderada por unas excepcionales Patricia Encinas, en la portería, y Jennifer Gutiérrez, en ataque, se impuso por un contundente 19-6. Excelentes sensaciones que España no pudo repetir en la segunda manga y las transalpinas forzaron el shoot-out, tras alzarse con el triunfo en el segundo parcial por un ajustado 7-9. En la muerte súbita, como ya ocurriera el sábado ante Noruega en semifinales, la suerte no acompaño al conjunto español que vio cómo la portera italiana detenía el último lanzamiento para privar a España del bronce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios