"Es posible que llegue al Campeonato de España de julio"

  • A juzgar por cómo va su recuperación, el corredor nacido en Sidney reconoce que podría volver a la competición en "junio"

Comentarios 2

Seis meses han pasado desde que Josué Mena, velocista del Cueva de Nerja-UMA, sufriera su segunda rotura del tendón de Aquiles. Ahora, ya desde Málaga, el atleta habla acerca de la vertiginosa recuperación que está experimentando y de la posibilidad de reencontrarse con la competición.

-¿Cuándo le dieron el alta?

-Hace un mes más o menos. Me tomé una semana de vacaciones para descansar y empecé a entrenar. De todas maneras, tengo que seguir yendo a Madrid cada cuatro semanas más o menos para las revisiones.

-¿Y cómo ha ido ese regreso a Carranque?

-Bastante bien, comencé a entrenar poco a poco. Empecé haciendo series largas, después me puse con algo más intermedio, 300 o 400 metros, y ya he logrado hacer los 200 en 25 segundos. Teniendo en cuenta que hace seis meses que me lesioné por segunda vez, es todo un lujo estar así a estas alturas.

-Entonces, ¿cuáles son los siguientes pasos a dar?

-No puedo marcarme ningún objetivo claro. Realmente mi meta es tener total normalidad en el entreno, como hacía siempre.

-¿Y qué hay de volver a la competición?

-Es posible que lo haga a mediados de junio, pero para correr un 400, que es menos exigente.

-El Campeonato de España al aire libre es a finales de julio...

-Sí, así que es posible que llegue. Supuestamente para el primer fin de semana de junio o el segundo ya haría alguna competición. Aunque todo esto está supeditado a mi recuperación y a cómo avance la lesión.

-¿Le da miedo pensar en volver a correr el 200 en un Nacional por si revive todo lo que pasó?

-He llegado a pensar que puede volver a ocurrir pero no, no tengo ningún miedo. Si se tiene que volver a romper, que se rompa, porque sé que si voy con miedo nunca volveré a ser el mismo de antes. Según lo médicos, hay las mismas probabilidades de que se rompa el tendón de Aquiles que cualquier otro.

-¿Físicamente, aún siente dolores a causa de la lesión?

-No, tengo molestias en el tobillo y en ligamentos que hay alrededor del tendón, pero es lo normal después de una lesión así. Como estoy sometiéndolo a entrenamientos medianamente fuertes, se resiente. Me dijeron que será así durante un año más o menos y ya llevo siete meses. Cada día tengo más movilidad y me molesta menos.

-¿Qué es lo que más ha echado de menos en todos estos meses que ha estado en Madrid?

-A mi familia, mis amigos y a la rutina que tenía de entrenamientos. Ir a entrenar mañanas y tardes se echaba mucho en falta, porque es algo que llevaba haciendo cuatro o cinco años.

-¿De quién ha obtenido más fuerza en todos estos meses?

-Sobre todo de mis padres y de mis amigos. En estos momentos es cuando se ve las personas que realmente están ahí, que te quieren y que te apoyan siempre.

-¿Está ansioso por volver a la competición?

-Ansioso no es la palabra. Tengo muchas ganas de demostrar que puedo volver a ser el de antes. Hay veces que las ganas me pueden, pero para eso está mi entrenador y mi médico, para echarme el freno. Yo, con hacer cada semana un poquito más, estoy contento. De momento, cada día que voy a entrenar, disfruto, porque tengo que valorar que vengo de una operación muy complicada.

-¿Además de usted, quién es la persona que más ganas tiene de que vuelva a competir?

-Aparte de mis padres, mi entrenador, Rafa [Rafael Morales]. Él se siente en parte responsable de mi lesión, porque es el que me manda los entrenamientos, y se echa un poco la culpa. Pero yo sé que eso hubiera pasado entrenando con él o con cualquier otro. Para lograr estos resultados hay que entrenar fuerte y las lesiones son riesgos que corres cuando entrenas tan duro. Además de como entrenador, sé que como persona lo ha pasado muy mal todos estos meses y será muy feliz cuando yo vuelva a competir.

-¿Qué le ha dicho la gente en Málaga a su regreso?

-La verdad es que todo el mundo estaba muy contento y también se han quedado muy sorprendidos de mi evolución. Me ven avanzar cada semana, cada día incluso. ¡Mucha gente me veía cojo para el resto de mi vida! Teniendo en cuenta que han pasado de pensar que no podría andar bien nunca más a ver que corro bastante rápido, es normal que se sorprendan. Pero yo intento mantener la calma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios