El presidente y el director deportivo respaldaron a la plantilla

Comentarios 1

La plantilla del Unicaja regresó ayer al Carpena tras el bochorno del domingo. Tuvo tiempo en la tarde dominical para reflexionar y ayer tocaba volver al trabajo. Los jugadores no entrenaron hasta la tarde pero acudieron al Palacio por la mañana. Tras el cónclave que mantuvieron tras el partido, en caliente y sin técnicos, se reunieron con los técnicos para abordar la situación del equipo y buscar soluciones. Hubo también sesión de vídeo para corregir los errores cometidos el domingo y comenzar a preparar el duelo de mañana frente al Montepaschi Siena.

Pero la mañana dio para más. El presidente, Eduardo García, y el director deportivo, Manolo Rubia, acudieron al Palacio para transmitirles a la plantilla la confianza del club y respaldarles en estos malos momentos. El presidente no había hablado hasta entonces con los jugadores y el director deportivo vio el partido del domingo desde Francia, donde había acudido para seguir en directo a algunos jugadores de la liga gala de cara a futuras incorporaciones. El equipo se entrenó por la tarde en una intensa sesión en la que comenzó a verse el compromiso por intentar salir del bache. Fue su único entrenamiento en Málaga antes de jugar en Siena. Hoy a las 10:00 parten en avión hacia Roma, desde donde les espera un largo trayecto en autobús hasta Siena antes de ejercitarse en el Palaestra, escenario del choque de mañana (20:00 horas, Canal Sur 2). En la expedición no estará Álex Abrines. Chus Mateo se lleva a Italia a Gerald Fitch y Mark Payne, que mañana comenzarán su particular pugna por hacerse con la posición de escolta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios