El club quiere buscar una salida a Rubén para inscribir a Kameni

  • Ya se lo han transmitido al gallego, mientras que el africano se despidió ayer y hoy llegará a la ciudad

Antes de entrar, dejen salir. La normativa de la LFP convierte el dicho en imperativo. Llega Kameni al Málaga y hay superpoblación de porteros en el conjunto blanquiazul. De ellos, Rubén es el que queda relegado, tal y como maneja sus planes Pellegrini. Por intereses comunes, ambos están condenados a negociar una salida. El club es quien está más interesado en ello, sobre todo para no disponer de la incómoda cifra de tres porteros y poder inscribir al camerunés.

Rubén ya conoce las intenciones del Málaga. Al meta de Coristanco le queda un año y medio de contrato con el Málaga y el club no olvida que pagó en torno a 1,2 millones de euros por su compra. A la entidad de Martiricos no han llegado proposiciones formales por él hasta el momento. Ahora le toca mover ficha al portero y sus representantes, justo en una época difícil: el mercado de invierno no suele habilitar mucho tráfico de porteros a no ser que haya lesiones, como fue el caso del Málaga el año pasado (Asenjo llegó para suplir al despedido Galatto y, tras la lesión del palentino, lo hizo Caballero). Si no hay ofertas convincentes, Rubén no se moverá, por lo que los tratos pueden ir para largo.

Seguramente sea lo que esté ralentizando el anuncio del fichaje oficial de Kameni. El meta africano estuvo ayer en el entrenamiento del Espanyol despidiéndose de sus compañeros de equipo y trabajadores de las oficinas. Recogió sus pertenencias y cerró casi ocho años como jugador periquito. A lo largo del día de hoy se le espera en Málaga para empezar a vivir sus primeras horas con su nueva camiseta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios