La rebelión positiva de los clubes pequeños

  • Cuatro equipos malagueños están en lo más alto de sus respectivas divisiones en tres deportes diferentes

Las tertulias deportivas caseras son un habitual cuando se junta un grupo de amigos, cuando vas a comprar el pan o simplemente cuando se quiere pasar un rato agradable. En éstas, si hablamos del deporte local, lo normal es que los temas a comentar sean la actualidad reciente de los dos grandes equipos de Málaga: Málaga C.F. y Unicaja. Pero esta temporada, al margen del gran curso que están haciendo los dos pilares del deporte provincial, existen cuatro equipos que están siendo parte muy importante en sus respectivas categorías. Bufete Teatinos ACD Gamarra, C.B. Deportivo Coín, C.D. Waterpolo Málaga y el UMA Antequera, cuatro equipos de la provincia malagueña, encabezan las divisiones en las que participan.

En todos estos equipos existen varios nexos en común, ya sea por la dificultad de cuadrar presupuestos o por el hecho de que muchos, más que un equipo, se consideran una familia. El caso más extremo en cuanto a las dificultades económicas que atraviesan este tipo de clubes es el de C.D. Waterpolo Málaga, ya que en la Segunda División, tercera categoría nacional del waterpolo español, los equipos preparan el calendario para hacer coincidir un par de partidos en un mismo fin de semana si se tiene que realizar un viaje largo. Además, el ejemplo del equipo malagueño de waterpolo es el de que los propios integrantes de la plantilla tienen que pagar una cuota mensual para poder participar. Aunque de momento la fórmula funciona.

El segundo punto de unión en estos equipos puede ser el del concepto de la familia, siendo el mayo ejemplo del C.B. Deportivo Coín, ya que además el termino familia está en su plenitud dentro de su plantilla. Juan José Méndez, entrenador del conjunto coíno del grupo D de Liga EBA, está al mando de un grupo donde tres jugadores son sus hijos: Juan José, Salvador y Francisco Méndez. Pero además, varios integrantes explican que la buena marcha del equipo se debe a que en la pista son algo más que un simple equipo, son una pequeña familia deportiva.

Lo único que queda claro es que ya no es ninguna casualidad que estos conjuntos estén en lo más alto de sus divisiones, ya que tras haber superado más de tres cuartos de competición se puede afirmar sin dudar que lo conseguido es un fiel reflejo de la calidad y del trabajo que semana a semana realizan estos cuatro equipos. Hecho que adquiere un mérito mayor cuando en casi su totalidad ninguno puede considerarse como deportista profesional, ya que lo habitual es que compaginen el deporte de alto nivel que están realizando con el trabajo diario o los estudios a nivel universitario de otros tantos de ellos.

Pero, llegados a este punto, es imposible no pensar en más, y todos estos equipos tienen en su mente, cómo mínimo, el luchar por ascender de categoría. El Waterpolo Málaga no estuvo muy alejado de lograr la proeza en su estreno en la categoría la pasada temporada, pero los hombres entrenados por Peter Kubicsko finalmente acabaron en la cuarta posición a nueve puntos del ascenso. En esta categoría los dos primeros puestos dan acceso a la Primera División, por lo que los malagueños dependen de si mismos para acceder a la segunda categoría nacional. A falta de cinco jornadas para que finalice la temporada, el C.D. Waterpolo Málaga comparte el liderato de la categoría con el C.N. Metropole, lugar en el que ha logrado posicionarse por primera vez tras la última victoria conseguida en Dos Hermanas.

El caso más especial de estos cuatro equipos es el del UMA Antequera, ya que de conseguir ascender pasarían a jugar ante la elite del fútbol sala nacional. La base del equipo dirigido por Moli está siendo la faceta ofensiva, ya que al contrario que la pasada temporada, donde fueron el equipo menos goleador, este año están viendo puerta con facilidad y son el conjunto que más tantos anota. En esta categoría también restan cinco fechas para que finalice la competición, y los antequeranos son líderes aventajando en un punto al filial del F.C. Barcelona, aunque ante la imposibilidad de l ascenso de los blaugrana, el máximo rival por la posición de ascenso directo es el Elche, al que aventaja en dos puntos.

Respecto a los equipos malagueños de baloncesto que lideran sus competiciones destaca la superioridad con que lo hace Gamarra. Las malagueñas, que juegan en el grupo EB de Primera Nacional, son el único equipo invicto de los dos grupos (compuesto por un total de 17 conjuntos), tras la disputa de 12 jornadas en el EB y de 14 en el EA. Aunque el ascenso no será una tarea fácil; una vez que finalicen las dos jornadas que faltan para que acabe la temporada regular, Gamarra deberá jugar hasta dos fases más para subir a Liga Femenina 2. El caso del C.B. Coín es similar al de Gamarra, ya que una vez acabada la liga regular, y siempre que acabe entre los tres primeros clasificados (ahora tiene una ventaja de cuatro partidos a falta de 10 jornadas), tendrá que participar en una liguilla con tres equipos más donde sólo el que finalice primero ascenderá a Adecco Plata. Pero ser líder a final de la liga regular tiene un añadido, ya que los líderes de las diferentes categorías tiene preferencia para organizar las fases de ascenso en sus canchas.

El transcurso de los próximos meses dictaminará qué tipo de temporada han realizado estos cuatro equipos. Pero tras el fabuloso nivel deportivo que están mostrando, queda claro que en el deporte malagueño hay vida más allá del Málaga y de Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios