Poco rescatable en un equipo ausente

  • El conjunto echó en falta más protagonismo de muchos jugadores · La brega de Sebastián Fernández, de lo mejor

Más que un mal partido de los jugadores de Pellegrini, fue un partido de ausentes. Se echó en falta más presencia en la elaboración por parte de Recio, de Portillo y Duda por banda buscando superioridades en coordinación con los laterales para buscar las cosquillas de la inferioridad del Deportivo, de Rondón rematando a la desesperada en el tramo final. Los jugadores blanquiazules no supieron leer bien el encuentro en la zona de tres cuartos, donde tenía que cocinarse el gol. Absorbió la posesión casi en plenitud, pero porque los gallegos se la habían regalado deliberadamente.

Sebastián Fernández y su brega, así como Apoño sin miedo en el timón del partido, apenas se salvaron dentro de un general tono gris. Incluso Xisco, en su batalla solitaria, ganó muchas veces la partida a los centrales malaguistas, especialmente a Kris, quien sólo ha hecho añorar a Weligton.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios