Una rotación coja

  • El mal momento de Sinanovic se prolonga demasiado y deja el juego interior en el fiable trío Freeland-Zoric-Garbajosa · A la espera de la nacionalización de Lima, la confianza en el bosnio persiste

Los buenos resultados que acumula el Unicaja permiten tener paciencia con los jugadores que prestan un rendimiento inferior. Pasó con Fitch y la fórmula ha resultado, el norteamericano ha levantado el vuelo y es de nuevo un jugador válido, que suma más que resta aunque no sea la referencia exterior estable que se soñaría. Pero la medicina paciente del doctor Mateo le ha dado confianza al peculiar escolta de Columbus. "Tiene un aire genial que sólo él puede sacar, no los demás", decía Mateo tras un gran partido en Madrid que le sacó del bache.

Ahora ocurre con Nedzad Sinanovic, que se ha caído. Un esguince de rodilla que se produjo en la víspera del encuentro ante el Real Madrid (Liga Endesa, 13 de noviembre) marca un punto de inflexión. Ese día realizó su última actuación estimable. Ocho puntos y seis rebotes en apenas 13 minutos. A partir de ahí, la cuesta abajo. En Moscú jugó 22 minutos, con un punto y un rebote, aunque es cierto que contribuyó a colapsar el ataque del CSKA y remontar. Desde entonces, casi la nada.

En casi dos meses, 13 partidos, Sinanovic ha sido empleado, como máximo, durante 10 minutos en un partido ante el CSKA. En uno, en la pista del KK Zagreb, ni siquiera salió a jugar. En esos12 encuentros promedia poco más de 5 minutos. Ha acostumbrado a salir unos minutos en el segundo cuarto y ya no volver a ser empleado por Mateo en la segunda mitad. Es verdad que el gigante de Zavidovici no ha dado muchos motivos para seguir contando con él. Se le ha visto fallón, impreciso, lejos de la plenitud de confianza que le ha hecho ser absolutamente determinante en no pocos partidos desde que Mateo, el primer entrenador que le dio continuidad en la élite, se hizo con las riendas del equipo. En ese testimonial tiempo en pista, Sinanovic promedió 1.1 puntos, 1.1 rebotes y 0.3 de valoración en los citados 12 partidos.

El asunto es que el trío formado por Freeland, Zoric y Garbajosa está respondiendo de manera sobresaliente. El equipo es dominador de los rebotes en el 80% de los partidos (labor grupal, no sólo de ellos) y donde no llega uno lo hace otro. Las dudas que había en el juego interior a comienzos de temporada se han ido disipando con el paso de los partidos. Pero cualquier dolencia o problema físico del trío básico es un riesgo ahora mismo vista la desconfianza que tiene Sinanovic. La próxima nacionalización de Lima (se espera que con el fin de las fiestas navideñas se le dé un acelerón al asunto burocrático para obtener el DNI) dará un alivio. El brasileño todavía realiza su rodaje en el Clínicas. En los dos últimos partidos, en Granada y Burgos, su nivel ha subido y ha elevado sus prestaciones. Llegará con minutos de vuelo para ayudar al primer equipo, con el que entrena siempre.

Pero no se quiere perder a Sinanovic, importante en los dos meses que vienen. Por ello, se ha paralizado la renovación de contrato, para que no tenga una distracción extra. Ha sido importantísimo y Mateo confía en que lo siga siendo. Mejor hoy que mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios