"La situación requería mi expulsión, fue justa"

  • Muñiz le echa un capote al estamento arbitral: "Se jugó con mucha tensión, se nota que cada día quedan menos puntos"

Juan Ramón Muñiz experimentó ayer una sensación ya conocida pero poco habitual: tenía que irse antes de tiempo a la caseta por expulsión. Hoy se cumple un año de la primera vez que un árbitro le obligó a dejar el banquillo. Fue en un Mallorca-Racing en el que impartía justicia Velasco Carballo. Ayer fue González González el que lo mandó al vestuario y Muñiz no se quitó merecimientos. "Cuando finalizó el partido le pedí disculpas al árbitro, porque creo que la expulsión es justa, ya que se produjo una protesta. Se lo dije en privado y ahora lo hago públicamente. No hubo insulto, pero hubo protesta, la situación lo requería. Fue justo", consideró el técnico del Málaga tras el encuentro ante el Espanyol.

Además, le echó un capote al trencilla, que tuvo una tarde desafortunada: "Ha sido un partido difícil para el árbitro, porque ambos equipos estuvimos igualados y se jugó con mucha tensión. Se nota que cada día quedan menos puntos. Ahora, si desde fuera les ponemos presión, tampoco les ayudamos. Somos nosotros los que debemos estar en el ojo del huracán. Unas veces te dan y otras te quitan, pero confío en los árbitros".

Muñiz diseccionó un partido en el que no estuvo cómodo el Málaga. El gijonés le dio méritos al rival, aunque celebró los puntos. "Sabíamos que estábamos ante un buen equipo, que la toca bien, que tiene mediapuntas que trabajan bien y crean superioridad. Ahí tardamos en reajustarnos. Tampoco tuvieron muchas oportunidades en la primera parte, pero pudimos sacar el partido adelante", dijo Muñiz, para el que no hubo suerte en el marcador definitivo: "Hubo trabajo exigente para salir de un momento complicado. Entre el minuto 45 y el 65 llegaban con peligro y con muchos jugadores, pero el equipo se repuso y salió de la situación a base de esfuerzo y orden. La suerte a veces te acompaña, otras no. Lo importante es que conseguimos sacar adelante un partido complicado".

Con su triunfo sobre los periquitos, el Málaga se situó a siete puntos del abismo que conduce a Segunda. Según Muñiz, todavía queda un largo camino para alcanzar la tranquilidad: "La tranquilidad se da cuando llega al objetivo. Tenemos que seguir trabajando con la misma ilusión. Por suerte, ahora el trabajo da buenos resultados y lo que da es confianza". Eso sí, aboga por gozar un poco del marcador logrado ayer. "Vamos a disfrutar de esta victoria. Mañana [por hoy] ya pensaremos en el Barcelona", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios