La solidez como un hábito

  • Joachim Löw ha formado un bloque cuyo juego gira en torno a Ballack, aunque la calidad de futbolistas como Lahm, Podolski y Schweinsteiger también reluce

La historia ha querido que Alemania sea el rival de España en la final de esta Eurocopa. El conjunto teutón busca su quinto título de la mano de Joachim Löw, uno de los artífices del brillante campeonato que esta cuajando el combinado liderado por Michael Ballack, verdadero estandarte de esta selección. Es más, el papel del actual seleccionador está quedando en un segundo plano dentro del equipo germano, pues es el futbolista del Chelsea el que verdaderamente lleva los galones dentro del grupo.

Aun así, Löw ha formado un bloque con jugadores jóvenes y talentosos que junto a Ballack están ofreciendo un gran nivel. Además, Alemania tampoco está exenta de calidad. Lleva tres años con cierto nivel recuperado. Futbolistas como Schweinsteiger, Podolski y Klose tienen rango a nivel europeo y están cuajando un gran campeonato. Son jugadores claves dentro de un equipo que saca mucho provecho a las jugadas de estrategia.

sin balón

Controlar el esférico es fundamental para el conjunto teutón, pues de lo contrario sufre mucho. El cerebro del juego alemán, Ballack, tiene la necesidad de tener la pelota para intentar enlazar con los jugadores de ataque. El medio centro del Chelsea es un jugador fuerte y potente, pero lo pasa mal cuando no tiene la pelota y es ahí donde su equipo se resiente. Para solucionar este problema, su principal escudero, Torsten Frings, aparece en escena. El futbolista del Werder Bremen es un jugador muy luchador en el centro del campo. Su entrega y su buena visión de juego le han convertido en un jugador fundamental para Löw a la hora de dar equilibrio a su equipo.

con balón

Su ataque comienza cuando Ballack recibe la pelota, que busca siempre la mejor opción. Por la derecha aparece Schweinsteiger. Parte desde el ala, pero triangula y traza buenas diagonales en busca de su último pase y de su tiro.

Sin embargo, por el lado contrario, el peligro llega desde más atrás por medio de Lahm, que el día de Turquía fue clave en el triunfo de su equipo. No obstante, Podolski - 3 goles en el torneo- suele caer por ese costado y desbordar para centrar al área, donde Klose intenta enganchar algunos de sus centros, como está desmotrando en la competición, donde lleva dos goles. Klose suele abrir muchos huecos en la defensa rival, lo que es aprovechado por su pareja en la punta del ataque. Tampoco hay que olvidar que Löw tiene jugadores en la recámara con mucho peligro, como es el caso de Mario Gómez.

lo mejor

El bloque compuesto por Löw en torno a Ballack. La solidez es una garantía. No abunda la calidad individual, pero sus puntales rinden en las grandes ocasiones.

lo peor

La lentitud de los dos centrales es uno de los problemas del cuadro alemán. Mertesacker y Metzelder son dos centrales altos y contundentes, pero no son rápidos. Además, tampoco se caracterizan por sacar el balón jugado desde atrás ni por realizar desplazamientos en largo. Suelen tener problemas con delanteros hábiles que se desmarcan con mucha facilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios