Los últimos instantes de Casillas

  • El capitán del Real Madrid remata los detalles para convertirse en nuevo jugador del Oporto en las próximas horas Ayer acudió a la presentación de Benítez con la plantilla

Mientras el club bulle estos días entre presentaciones y renovaciones, la salida de Íker Casillas del Real Madrid parece que será el plato fuerte de los actos previos a que los jugadores partan hacia Australia para iniciar la pretemporada.

Lo que sí sería definitivo es que el capitán blanco pasará a formar parte de la historia del conjunto madridista en las próximas horas, después de 16 años defendiendo la meta del Santiago Bernabéu con el primer equipo. A pesar de la falta de oficialidad, las informaciones que surgen desde las oficinas del club es que no quieren repetir los errores cometidos con Raúl y Guti en sus despedidas, y darle al guardameta el adiós que se merece, con la presencia multitudinaria de los aficionados al feudo madridista y con todos los futbolistas de la primera plantilla.

Según publicaban varios medios, el madrileño firmará por dos años con el Oporto con opción a uno más, a razón de 3,5 millones de euros por cada temporada. La fiscalidad portuguesa habría sido la clave para facilitar el viaje de Casillas hacia el país vecino, ya que recibirá de manera neta siete millones gracias a que la tributación se sitúa en el 20%. Así, el Madrid aportaría a su salario 5,5 millones y se ahorraría 8,5, según As. El mostoleño tenía firmados 24 millones brutos, pero habría renunciado a esa parte para poder llegar a un acuerdo con prontitud y evitar tener que iniciar la pretemporada.

Aunque la operación se da por cerrada, el meta sorprendió ayer al acudir a la reunión de la plantilla con Rafa Benítez en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Los jugadores estaban citados por el entrenador para tener la primera toma de contacto. Allí se pudo encontrar con el presidente del club, Florentino Pérez, y a Sergio Ramos, que también se debate entre abandonar las filas este verano o permanecer como primer capitán. Lo que está por ver es si el portero irá hoy a pasar las pruebas médicas.

Ante tal sorpresa y a expensas de que los equipos lo anuncien, las redes sociales se manifestaron sobre el adiós del cancerbero. La polémica suscitada en los últimos años a raíz de su suplencia con Mourinho se reavivó ayer con la afición dividida entre los que le agradecen sus años en el grupo y los que esperaban como agua de mayo la salida de un jugador que consideran prácticamente acabado.

Donde siguen aplaudiendo esta ruptura es en Portugal. En Oporto ansían ya ver al portero vestido con la elástica de los dragones. Allí le aguarda Julen Lopetegui, un viejo conocido.

El ex guardameta vasco intentará que Casillas vuelva a lucirse en el Estadio do Dragao para que cumpla su penúltimo deseo de jugar la Eurocopa con España, ya que se esfumó su deseo de colgar las botas en su club de toda la vida, el Real Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios