Un verano sin grandes nombres

  • Los aficionados del Madrid aguardan un fichaje estrella

En 2012 fue Luka Modric. En 2013, Gareth Bale. En 2014, James Rodríguez. Y en 2015, por ahora, nadie. A pocos días para el inicio de la pretemporada del Real Madrid, Florentino Pérez, su presidente, aún no ha logrado ilusionar a su alicaída hinchada con el acostumbrado fichaje estrella del verano.

Tal circunstancia llama la atención por la conocida afición del mandatario madridista a gastar grandes cantidades de dinero en el nombre de moda del mercado futbolístico y, sobre todo, por su necesidad de insuflar savia nueva a un proyecto que concluyó la pasada campaña sin ningún título importante.

La infructuosa temporada del Madrid, combinada con el histórico triplete del Barcelona, su archirrival, invitaba a pensar en un verano (boreal) cargado de rutilantes estrellas orbitando en torno al club blanco.

Nada más lejos de la realidad. Florentino Pérez acalló las críticas de la hinchada con un relevo en el banquillo, al parecer no deseado por los jugadores, y, desde que Rafa Benítez sucedió Carlo Ancelotti al mando del equipo, no ofreció mucho más. El club se reforzó hasta el momento con Casemiro, Danilo y Lucas Vázquez.

Ni siquiera un nombre ilusionante con el que contrarrestrar las constantes especulaciones sobre la posible salida del equipo de dos mitos del madridismo como Iker Casillas y Sergio Ramos.

El portero y el central han copado las portadas de la prensa deportiva, que los sitúa más fuera que dentro por sus supuestos desencuentros con el máximo mandatario blanco. Los dos capitanes están en el punto de mira desde que decidieron dejar de ocultar sus desavenencias con José Mourinho, entrenador del conjunto madrileño de 2010 a 2013.

Los medios dan por sentado que Florentino Pérez quiere fichar a David de Gea, del Manchester United, para sustituir al cuestionado Casillas, con cuya marcha ya se especuló el año pasado.

El caso de Ramos es más reciente y tiene que ver, entre otras cuestiones, con el aumento de sueldo solicitado por el sevillano. El presidente se lo había prometido después de que su gol de cabeza en la final de la Liga de Campeones de 2014 lo convirtiera en un héroe.

Pese a sus años en el club y su excelente rendimiento, Ramos está por debajo de Karim Benzema y Bale en la escala salarial que encabeza Cristiano Ronaldo.

Llegado el momento de las negociaciones en la que debería haber sido la mejora de contrato del central, Florentino Pérez se negó a satisfacer las exigencias económicas del futbolista. Y las diferencias entre ambos aumentaron.

"No estoy negociando con nadie", aseguró Ramos el sábado, después de muchos días sin decir nada sobre su futuro, que podría llevarlo al Manchester United. Sin llegar a ser un intercambio, el defensa podría ser clave para facilitar la llegada de De Gea a la portería blanca.

A falta de cuatro días para que Rafa Benítez se estrene como técnico del Madrid, el español no tiene aún certeza de si Ramos, uno de los mejores centrales del mundo, liderará su retaguardia ni de si contará con un nuevo portero internacional o será Casillas quien siga disputándose el puesto con Keylor Navas.

Tampoco se sabe todavía si, tal y como publicó el sábado el diario chileno La Tercera, Arturo Vidal, recién proclamado campeón de la Copa América con Chile, acabará siendo el fichaje de este verano. Subcampeón de Europa con la Juventus, que cayó en la final de la Champions ante el Barcelona, Vidal es uno de los referentes del conjunto italiano, que de momento niega haber tenido oferta alguna por el mediocentro chileno.

Mientras aguarda para saber si Vidal será el crack que reforzará el centro del campo del plantel blanco la próxima temporada y si los dos grandes capitanes continuarán luciendo su correspondiente brazalete, la hinchada del Madrid vive un verano inusualmente tranquilo en lo que a rumores de fichajes se refiere y se pregunta si Florentino Pérez se reserva algún as en la manga para protagonizar la sorpresa final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios