Otra vez en cabeza

  • Sencillo El Unicaja recupera el primer puesto del grupo B tras la derrota del Lietuvos en Estambul y ganar a un flojo Le Mans Rotaciones Scariolo pudo reservar a Ndong y dar minutos a los menos habituales

La calidad del Le Mans no es una vara demasiado fiable para medir, cero victorias en doce partidos le delatan, pero es la que existía ayer en el Carpena. El Unicaja solventó sin apenas dificultades el trámite. Fueron 19 puntos a favor (87-68). Pudo ganar por mayor diferencia, pero le bastó hacerlo por esa renta para recuperar el liderato, gracias a la derrota del Lietuvos en Estambul. Llegará a Vilnius como líder gracias al averaje general (+115 contra +113).

Es comprensible no dar lo máximo cuando no hace falta. No fue un partido colosal, aunque sí resuelto con la profesionalidad de un día en la oficina. Parece atravesar una época de entreguerras el Unicaja, sin el brillo que alcanzó en diciembre, como administrando energías a la espera de la primera cota máxima de exigencia que es la Copa del Rey. Pero sí tiene una seguridad, sobre todo en Málaga, para sacar adelante compromisos. Scariolo hizo descansar a Ndong, Paulao tuvo sus minutos de notoriedad, Popovic tiene el pulgar bajado y Sanders solicita minutos con ganas e intensidad, aunque no sea ningún dechado de técnica. Sucintos detalles del partido.

La caraja se instaló en el Unicaja en los primeros minutos. Un 0-8 adverso, con extravío continuo de balones y contras fáciles del equipo galo, sonrojaba al Carpena. Scariolo optó por que sus hombres reaccionaran sin tiempo muerto de por medio, sin tutor que les guiara. Quizá fuera un examen mental para avanzar hacia la ansiada madurez de sus jugadores como bloque, en vísperas de otros duelos sin tanto colchón. Fue contundente la respuesta: 10-0 de parcial, con Welsch al frente, y partido nuevo en el minuto cinco, a pesar del despiste de Haislip, inmerso en una de esas lagunas mentales que le impiden ser un jugador determinante siempre.

Desde ahí, ya sí, gobernó el Unicaja con la autoridad que se le presuponía. Germán pegó el primer estirón (23-14 al final del primer cuarto) con dos triples salidos de su bendita mano izquierda. Y un parcial de 11-0, ya con la segunda unidad en pleno sobre la pista, rompió el duelo (38-20). Paulao asentaba sus kilos sobre la zona francesa para hacerse el amo, aunque pagaba el peaje atrás, donde Clancy le hizo un traje. Ambos igualaron en su duelo particular. Partidos así también valen para observar detalles. Por ejemplo, Kus salió en la rotación como base antes de que lo hiciera Popovic. La confianza de Scariolo en el serbio mengua. O ha desaparecido definitivamente. Cabezas nunca se lesiona, y tocamos madera, pero hoy en día sería un drama su ausencia, quizá la más importante. Ayer firmó otro partido serio. Cierta relajación en los minutos finales antes del descanso permitió al Le Mans, agarrado a Clancy, acercarse a la barrera de la intranquilidad para el equipo que vence, la de los 10 puntos (46-36), con palmeo de Bogdanovic sobre la bocina.

La normalidad regresó con el comienzo en el tercer cuarto. Un poco de agresividad defensiva dejó al Le Mans en unos escuetos 10 puntos en este periodo. Destellos de Cabezas lideraron otro despegue (66-46 al final del tercer cuarto) que ya pareció el definitivo. El Unicaja dejaba clara la diferencia existente con el Le Mans, cuya participación va camino del récord negativo en la Euroliga. Sanders marcaba la máxima renta (68-46) y derrochaba al menos ilusión e intensidad, Santiago acumulaba minutos de rodaje sin brillo y Popovic era relegado a jugar de dos. Kus subía otra vez el balón. Y camino del sesteo, el Le Mans recordó que había un rival enfrente (73-64, tras triple de Bogavac) y que el liderato, simbólico pero siempre resultón, se escapaba. Un parcial final de 14-4, capital el triple de Jiménez, permitió capturarlo y será defendido el próximo miércoles en el Siemens Arena. Sanders, sabedor de que es en estos minutos donde debe ganarse más participación, sirvió de ejemplo al resto. A dos jornadas, el Unicaja lidera la carrera por ser el primero del Grupo B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios