"No volvemos si el míster no está", cántico en el avión

  • La última media hora del regreso a casa estuvo marcada por la petición de la continuidad de Luis

La selección regresó con la copa de campeón de la Eurocopa 08 en un vuelo de Innsbruck a Madrid, marcado por los últimos treinta minutos de cánticos de los jugadores, en los que pidieron la continuidad de Luis Aragonés al ritmo de "nosotros no volvemos si el míster no está aquí".

En un Boeing 757, en el que se había inscrito "Campeones" junto a la camiseta de la selección española, tomó la palabra el comandante, curiosamente el hijo de Milagros Díaz, que en la ida se asoció al milagro que debía ocurrir para que España fuese campeona, y tras recordar la anécdota felicitó a toda la expedición.

"Le dedicamos el vuelo más feliz de su vida". Fue la primera frase dirigida al gran protagonista del regreso a casa. El seleccionador, sentado en la quinta fila de asientos mantuvo la misma serenidad que cuando sus jugadores terminaron homenajeándole.

La primera anécdota del vuelo llegó con las azafatas. A la hora de dar las instrucciones de emergencia lo hicieron bailando, al ritmo de La Macarena.

La última media hora de vuelo, de las dos horas y 43 minutos que duró, fue pura fiesta. Pepe Reina tomó la voz cantante y tras escucharse la canción de la Eurocopa para los jugadores, los cánticos de los jugadores se sucedieron.

Ante Ángel María Villar, presidente de la RFEF, y Fernando Hierro, director deportivo de la RFEF, los jugadores al unísono pidieron la continuidad de Luis Aragonés: "Míster quédate" y "Luis renovación", terminó dando paso al "nosotros no volvemos, si el míster no está aquí".

Los cánticos eran repetidos al ritmo de palmadas y golpes que los jugadores daban en el techo. Posteriormente, Reina mostró toda su gracia y fue creando cánticos con frases que pasaron a la historia con Luis Aragonés. Así sonó el "tengo el culo pelado", "los negros son azules" o "el dueño del juego, es el dueño del balón".

El avión aterrizó a las 19.40 hora local con el cántico "Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí", "Campeones, campeones" y el más repetido en una larga noche de fiesta "Yo soy español, español, español".

Los campeones habían llegado a casa. Durante el vuelo, habían reivindicado sus pensamientos. Quieren que Luis se quede.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios