El vuelo de Garbiñe

  • Muguruza saltará hoy a la hierba sin complejos para conquistar ante Serena Williams su primer torneo de Grand Slam

Con el aplomo de una experimentada veterana afronta la española Garbiñe Muguruza las horas previas a la gran final de su vida ante la número uno del mundo, Serena Williams, en el pulso final por el torneo de Wimbledon (15:00).

Llegó su anhelado momento. Vuela hasta su gran sueño. Muguruza se encuentra cara a cara ante su primera final en un torneo de Grand Slam. Y en la hierba sagrada de Wimbledon, además. Pero lo disimula muy bien. "No voy a hacer nada especial, entrenar como siempre. Voy a disfrutar mañana (por hoy), va a ser el mejor día de mi carrera", dijo la española en la previa del choque de esta tarde en la catedral del tenis del All England.

Enfrente tendrá a la ganadora de 20 títulos de Grand Slam, cinco de ellos en Wimbledon. "No tengo un póster de Serena en mi cuarto, pero ha sido una inspiración para mí verla jugar desde pequeña por televisión", comentó sobre su rival. "Es de esas mujeres de quien quieres aprender".

Williams, de 33 años, se impuso en dos de los tres duelos entre ambas. Pero la única derrota ante Muguruza, en Roland Garros el año pasado, la ha marcado particularmente.

"Fue una derrota que me ha abierto los ojos, he aprendido mucho. A veces, aunque no quieras perder en un Grand Slam, sirve como experiencia", reconoció ayer tras alcanzar su vigésimo quinta final de un grande.

¿Qué hizo de bien Muguruza en París que puede repetir en la hierba londinense? "Tengo que ser agresiva, es el juego que tengo que hacer. Con todas, no sólo con Serena. Es mi estilo. Tengo que enfocarme e intentarlo en cada partido", comentó la tenista nacida en Caracas.

Williams había advertido sobre la fuerte personalidad de Muguruza, de 21 años. "No creo que ella se vea intimidada, no es esa clase de personas".

La española lo demostró en las horas previas al partido de su vida al mostrarse confiada y distendida, pese a la gran atención que ha generado. Ayer, tras su entrenamiento de una hora en la pista 14, recibió aliento y solicitudes de autógrafos y selfies de muchos aficionados españoles y latinoamericanos.

Pero Muguruza no se marea y sigue convencida en que puede dar el golpe el sábado. "Creo que puedo ganar, creo que estoy jugando bien. Es cierto que es duro, pero creo que tengo que pensar en que tengo que ganar". La española no da señales de intimidación ni dentro ni fuera de las pistas. ¿Su objetivo último en el tenis? "No tengo idea, quiero seguir jugando y ver cuál es mi límite. No lo sé aún", dijo.

Por su parte, a la estadounidense no la incomoda ser favorita y que la española tenga menos para perder el sábado. "Las dos tenemos Wimbledon para perder. Ella tiene una oportunidad, pero las dos estamos en la misma situación", analizó.

Muguruza llega con la confianza por las nubes tras dejar en el camino a cuatro preclasificadas: Angelique Kerber, número diez, Caroline Wozniaki, número cinco, Timea Bacsinszky, número 15, y Agnieska Radwanska, número 13.

Le falta sólo un paso más, pero será el más duro. "Si quieres ganar un Grand Slam a lo grande, tiene que ser ante Serena. Es el desafío más grande que puedes tener", dijo Muguruza.

Williams, con 33 años, buscará el sábado en la pista central de Wimbledon su vigésimo primer trofeo de Grand Slam y 68° de su carrera. Muguruza, de 21, irá apenas por su segunda corona. Pero ni las estadísticas ni el imponente marco parecen intimidar a la española, que no conoce de límites y está lista para hacer historia en la Catedral del tenis.

Hace 21 años, Conchita Martínez levantó el trofeo de trofeos. Hace 19, Arantxa se quedó en puertas. Hoy, vuela Garbiñe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios