Con el yugo del ascenso

El pasado 17 de junio el Celta de Vigo consumaba su descenso de categoría. Desde aquel día toda la maquinaria del club se engrasó para en sólo una temporada regresar a la Primera División. Ni los más viejos del lugar recordaban un verano tan cargado y repleto de emociones futbolísticas. Tanto que se prolongaron hasta que Stoichkov, que llegó al Celta en sustitución de Fernando Vázquez, abandonara el club "por motivos personales" con un balance de tres victorias, un empate y tres derrotas. Tras su marcha, López Caro se hizo cargo del proyecto y los números del equipo le han dado un importante rédito en Vigo. El equipo acumula ocho jornadas sin conocer la derrota y se encuentra a un solo punto de la frontera del ascenso. Las claves de la transformación son múltiples, pero de entre todas ellas sobresale la confianza que el lebrijano ha trasladado a sus futbolistas.

Por jugadores, la plantilla del Celta es una de las más competitivas del campeonato. En la portería Pinto le ha ganado la batalla a Esteban, a pesar de que el asturiano estuvo a punto de abandonar el club este verano. En defensa López Caro contará hoy con la importantísima baja de Lequi, uno de los jugadores con más peso en el vestuario celtiña. En su lugar jugará Contreras, que acompañará en el eje de la defensa a Rubén, procedente del Racing de Santander a cambio de 1 millón de euros. Las bandas estarán ocupadas por George Lucas y Roberto Lago, dos laterales con presencia ofensiva.

En la medular sobresale el trabajo de Vitolo, un pivote defensivo más especializado en la recuperación que en el manejo del balón, una labor para la que el ex jugador del Atlético Jorge Larena está más capacitado. Las alas estarán ocupadas por el ex futbolista del Real Madrid y del Liverpol Núñez y por Cannobio, que en la banda izquierda ha tomado el relevo de zurdas tan maravillosas en Vigo con las de Revivo, Gustavo López, David Silva o Nené.

En la punta del ataque actuarán hoy Perera y Owusu, que sustituye al lesionado Okkas. El primero ya dado muestras de su olfato goleador en Vigo y el holandés llegó esta temporada al equipo procedente del Spartak de Moscú. Es un ariete polifuncional que también destaca por la continua presión que hace a las defensas rivales.

En el banquillo esperarán una oportunidad jugadores de la talla de Manchev, Guayre o el brasileño cedido por el Atlético Diego Costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios