El A400M ve luz al final del túnel tras el espaldarazo de Francia y Alemania

  • EADS sigue sin cerrar el reparto de costes con los países clientes del programa, pero Sarkozy y Merkel afirman públicamente que no permitirán su cancelación · España pide a la firma que sea "generosa" en la negociación

Comentarios 4

Desaparece el riesgo de cancelación del A400M. Aún no se sabe cuáles serán los términos del acuerdo con los países clientes del programa, ni cuándo llegará, pero, al menos, se ha aclarado que el proyecto del avión militar seguirá adelante. Los encargados de escenificar este espaldarazo al programa de Airbus -filial del consorcio aeronáutico europeo EADS- fueron la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, precisamente los dos países que acaparan dos tercios de los pedidos del aparato.

El escenario fue París, en el marco de una cumbre franco-germana. "Hemos acordado que éste es un proyecto de importancia estratégica, por lo que se debe hacer todo para encontrar una solución", dijo Merkel. Sarkozy se manifestó de modo similar. "Se trata de un programa decisivo para el que se debe encontrar una solución a la mayor brevedad posible", indicó.

Un mala gestión y problemas técnicos complicaron y sumieron en la parálisis al A400M, cuyo montaje final se realiza en Sevilla, encareciéndolo de manera desproporcionada. Los sobrecostes podrían alcanzar los 11.000 millones de euros. EADS exigió de los Estados participantes un pago extra de 5.300 millones de euros, pero éstos ofrecen sólo la mitad. La compañía soporta la presión de los auditores económicos, que deben cerrar el balance el ejercicio fiscal 2009, incluido el proyecto del A400M.

Berlín fue otro de los entornos escogidos ayer para abordar el futuro del A400M. Después de tres reuniones fracasadas, los representantes de EADS y los siete países clientes se reunieron de nuevo en la capital alemana. Fuentes cercanas confirmaron que "se aprecia un mayor interés por llegar a un acuerdo rápido", y constataron que únicamente faltaría "cerrar la brecha entre lo que piden unos y otros". Sin embargo, el Ministerio alemán de Defensa informó de que se llegó a un "acuerdo general" respecto a los plazos de entrega del avión, aunque no respecto a los sobrecostes.

Por su parte, el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, aseguró que las conversacionse van "bien", por lo que vaticinó un "cierre muy próximo y absolutamente satisfactorio para las partes". "El programa no está en riesgo, ni para el consorcio, ni para las naciones. Nadie se plantea abandonarlo. El debate es que el programa tiene un conjunto de desviaciones temporales y económicas cuyas causas son diversas. Se está discutiendo cómo se asumen esos sobrecostes, como se reparten las responsabilidades", aseguró.

El tercer lugar de debate sobre el avión militar discurrió ayer en Estambul. En el marco de una reunión informal de ministros de Defensa de la OTAN, la titular española, Carme Chacón, pidió a EADS que sea "generosa" para lograr el desbloqueo de las negociaciones sobre el coste del nuevo avión de transporte militar. Chacón afirmó que los Estados que participan en el proyecto (Alemania, Francia, España, el Reino Unido, Turquía, Bélgica y Luxemburgo) ya han sido suficientemente generosos al ofrecerse a contribuir con más de 2.000 millones extra para paliar los sobrecostes del proyecto. "Ahora le toca a la industria ser generosa porque es la que ha incumplido los plazos del contrato", afirmó Chacón. "España trabaja incansablemente para desbloquear la situación del A400M porque creemos que va a ser el avión de carga más competitivo del siglo XXI", concluyó Chacón.

Las conversaciones continuarán en breve, aunque no se ha determinado todavía ni dónde ni cuándo. Berlín, el mayor comprador, con 60 entregas previstas de un total de 180 A400M, es el que ha tomado la postura más dura en las negociaciones sobre el aumento de precios y el retraso en las entregas. Hace tiempo ya que se especula con que los compradores renuncien a ciertas características de los aviones que los militares pretenden. Eso podría abaratar los costos del A400M.

El contrato entre EADS y los siete Estados se firmó en 2003 e incluye un pedido de 180 aviones por 20.000 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios