Airbus auxilia a Alestis para evitar más riesgos y retrasos en el avión A350

  • El grupo da apoyo técnico al subcontratista andaluz por sus problemas para iniciar la producción · La división militar reconfigura el A400M para captar nuevos clientes · No descarta atraer aviones comerciales a Sevilla

Comentarios 6

"No podemos permitir que un tier one tenga un problema que afecte al programa del A350 y que ello impacte en la compañía". Breve, directo y rotundo. Éste fue el mensaje que el presidente de Airbus Military, Domingo Ureña, lanzó ayer a Alestis, subcontratista de primer nivel (tier one) del grupo, que está atravesando dificultades en el arranque de la producción de las piezas que tiene asignadas del nuevo avión de pasajeros -la belly fairing (panza) y el cono de cola-. "No nos podemos permitir fallar", subrayó, para acto seguido admitir que su compañía se ha visto obligada a salir en auxilio de la andaluza con el objetivo de evitar futuros riesgos y nuevas demoras en un programa que ya acumula un año de retraso en la primera entrega, que no se realizará hasta mediados de 2014.

"Alestis adolece de falta de soporte técnico en algunas áreas y hemos tenido que enviar a nuestros equipos para ayudarles en el inicio de la fabricación", aseguró Ureña en la conferencia de prensa de Año Nuevo celebrada ayer en Hamburgo. Un apoyo que se mantendrá hasta que la firma andaluza, que intenta aplicar un ERE a los casi 200 trabajadores que asumió de la extinta Delphi, alcance la cadencia de producción óptima. No obstante, el presidente de Airbus Military dejó claro que la difícil situación del tier one no es el único escollo. "Alestis no es la única causa del retraso del A350, y no queremos que lo sea", afirmó. Un mensaje que se completó con la petición a los tres proveedores de primer nivel de Airbus en España -Alestis, Aciturri y Aernnova- a que se unan en un solo grupo para ser potentes en un mercado mundial.

Los motivos que están detrás de la demora del avión de Airbus -filial del consorcio aeronáutico europeo EADS- son varios. Además de los problemas de determinados socios comerciales, se encuentra la difícil migración del diseño a la fabricación -sobre todo en pequeñas piezas de materiales compuestos- y en las modificaciones introducidas por los clientes, lo que ha obligado a renegociar varios aspectos.

"Estamos presionando a nuestros equipos internos y a los externos -subcontratistas-, pero sin excedernos, porque preferimos parar y arreglar los pequeños fallos a acelerar el programa a toda costa y que un retraso de unos meses se traduzca en uno de años", aseguró Fabrice Brégier, director de Operaciones de Airbus. Una lección aprendida de los errores cometidos con el superjumbo A380, como apuntó Tom Enders, presidente de Airbus. "El progreso está siendo más lento de lo esperado por las dificultades tan serias localizadas en elementos clave de la estructura, pero precipitar el ensamblaje podría generar muchos más quebraderos de cabeza", advirtió. En esta línea, el presidente de la matriz EADS, Louis Gallois, asumió que "aún hay muchos retos que afrontar", pero defendió la idea de posponer el montaje y la entrega de la aeronave. De hecho, los nuevos plazos apuntan a que el ensamblaje del primer aparato estático -no volará, sólo se someterá a ensayos en tierra- empezará en marzo en Toulouse (Francia), mientras que el del avión dedicado a las pruebas de vuelo arrancará a finales de junio.

El otro gran programa de EADS, el del avión militar A400M, que tiene gran repercusión en Andalucía al ubicarse en Sevilla su planta de montaje final (FAL), presenta "buenas perspectivas, pese a las restricciones presupuestarias de los gobiernos en Defensa", según Gallois. El proyecto se encuentra en pleno proceso de exportación. Hay mercado para vender 400 aviones en 30 años, según el presidente de Airbus Military. Domingo Ureña, que no desveló con qué países negocia, indicó que trabajan en la reconfiguración del aparato para hacerlo atractivo a nuevos ejércitos. "El A400M actual tiene una configuración OTAN, pero no todos los estados necesitan aviones tan complejos", explicó. La idea es hacer un modelo base, más simple, y "conseguir algún contrato fuera entre este año y el próximo".

Los planes de EADS para Sevilla no se quedan ahí. Si bien es cierto que se trataría de una aventura a medio plazo, el presidente de Airbus, Tom Enders, indicó que no excluye que la ciudad pueda sumar a su actividad militar, el segmento de aviones civiles. "Queremos crecer en el negocio militar, en el que tenemos un largo recorrido, pero las necesidades futuras de la compañía podrían llevar a sumar a éste la rama comercial", admitió. Y es que Airbus anticipa problemas de producción debido a la gran cantidad de pedidos que está recibiendo. Sin embargo, el presidente de Airbus Military matizó que "no hay ningún planteamiento sobre la mesa" porque el futuro inmediato de la capital andaluza pasa por "asimilar el crecimiento del A400M y los aviones medios y ligeros". "Tenemos mucho trabajo por delante y no veo que en los próximos años se vaya a materializar", sentenció.

En cuanto a la próxima salida de Louis Gallois de la Presidencia del consorcio, éste avanzó que a mediados de abril "ya podría haber una solución al respecto, que, eso sí, tendría que ser validada en la junta de finales de mayo". A priori, todo apunta a que el alemán Tom Enders le sustituirá, mientras que el francés Fabrice Brégier se pondría al frente de Airbus. Sin embargo, podría haber sorpresas por las tensiones entre ambos países por lograr un reparto equilibrado del poder en la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios