Andalucía se subirá al carro de la recuperación prevista para España

  • Las grandes empresas son más optimistas que la Junta con respecto al futuro: prevén un avance del PIB del 0,9% -idéntico al español- en 2014 frente al 0,3% del Gobierno andaluz

"Lo que se avecina no es la gloria bendita". "La mejora actual no es para tirar cohetes". "No estamos para verbenas ni fiestas". Sí. Pero también: "Hemos tocado fondo y a partir de ahora llegará el relanzamiento". "Los factores para encarar el progreso están bien enfocados". "España es un país fiable y solvente al que llega cada vez más dinero de fuera". El presidente de Grupo Planeta, José Manuel Lara, diseccionó ayer la situación actual de la economía española y andaluza ante un centenar de empresarios congregados en la Cámara de Comercio de Sevilla. Como portavoz del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), expuso las conclusiones de su informe España emprende y exporta e insufló optimismo entre los presentes: "Nos espera un 2014 duro, pero ya empezaremos a crecer y eso se notará en el empleo a finales del año", indicó.

En las previsiones del CEC -agrupa a las 15 mayores compañías españolas y al Instituto de Empresa Familiar-, Andalucía no sale mal parada. Tras cinco años de descensos del Producto Interior Bruto (PIB), la comunidad podrá decir, al fin, que en 2014 ha enfilado la salida de la crisis. Es más, los empresarios muestran mucha más confianza en la fortaleza de la economía regional que la propia Junta. Sólo hay que echar un vistazo a las previsiones de cada uno: el CEC estima que la comunidad no se quedará descolgada del crecimiento nacional, por lo que avanzará un 0,9% el próximo año -idéntico ritmo al que mostrará la economía española-, mientras que el Gobierno andaluz se muestra mucho más conservador al rebajar la cifra a un 0,3%.

Una situación similar se produce a nivel español con el Ejecutivo de Rajoy, ya que éste augura que el PIB subirá dos décimas menos que los propios empresarios. "Todos nos tildaron de locos cuando en marzo vaticinamos la recuperación de la economía, pero si hay alguien que conoce bien la realidad somos nosotros", sentenció Lara.

En el caso andaluz, los artífices del giro positivo serán dos factores: las exportaciones -"que están creciendo por encima de la media nacional"- y el tímido pero continuado despertar del consumo. "La demanda interna ha comenzado a demostrar un cambio de tendencia en el primer semestre de 2013 y el consumo de los hogares, en el segundo, su primera contribución positiva desde hace trimestres", resumió Lara.

Eso sí, tampoco faltaron tirones de orejas, por el "elevadísimo desempleo" de Andalucía y por su volumen de déficit público. "El mayor reto se encuentra en el comportamiento laboral, con una tasa de paro que terminó el segundo trimestre en el 35,79%, casi 10 puntos por encima de la tasa media de España", subrayó. Algo que secundó el director del CEC, Fernando Casado, que lo erigió en "el problema más preocupante de la comunidad, al que deben ir dirigidos todos los esfuerzos".

Junto a él, otro de los desafíos que recalcaron fue el de alcanzar la meta de déficit exigida para 2014, situada en el 1% del PIB. "Habrá que hacer nuevos recortes para cumplir el próximo año", advirtió Casado, que resaltó no obstante los esfuerzos realizados por Andalucía desde el estallido de la crisis para paliar el "notable incremento" del gasto por habitante experimentado entre 2003 y 2007.

Los empresarios del CEC están convencidos de que España está asistiendo a un cambio de modelo: de uno basado en la construcción y en sectores de escaso valor añadido a otro apuntalado por la internacionalización y en segmentos con gran potencial como las TIC, la automoción, la biotecnología o la industria agroalimentaria.

Lara y Casado resaltaron que "hay importantes signos positivos, como el sector exterior, que sigue siendo el motor de la recuperación, y la competitividad de las empresas". Asimismo, otras señales como el descenso de la prima de riesgo, la reconducción del déficit público -"hay que seguir con la agenda reformista"-, el retorno de la inversión extranjera -"cada año empresas foráneas invierten unos 25.000 millones de euros aquí"- o la reducción de los costes laborales unitarios imprimen confianza en el país.

Sin embargo, crear empleo es ya otro cantar. "En este terreno la recuperación será más lenta porque actividades como la construcción eran más intensivas en mano de obra y ahora será difícil recolocar a toda esa gente en empresas de sectores como el de las TIC", admitió Lara. "Hasta finales de 2014 no se notará una mejora del paro y será muy leve", indicaron. "Hay que redoblar el pulso reformista y exportador para crear más empleo", concluyeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios