El Banco de España apoya el retraso de la jubilación

  • Considera que la reforma puede ser "significativa" para superar la crisis y restablecer el crecimiento y el empleo.

Comentarios 5

El Banco de España considera que la propuesta del Gobierno de elevar la edad de jubilación de los 65 años actuales a los 67puede contribuir de manera "significativa" al equilibrio financiero del sistema público de pensiones.

En su último boletín económico del mes de enero, el organismo regulador reitera la necesidad de que se acometan reformas estructurales para superar la crisis y restablecer el crecimiento y la generación de empleo.

Al respecto, estima de "especial transcendencia" las referidas a la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Precisa que, aunque las propuestas de reforma del Gobierno están pendientes de concretar en un futuro muy inmediato, son, junto a la consolidación presupuestaria, el "principal instrumento" para recuperar la actividad y crear puestos de trabajo.

"A esa necesidad" responde el hecho de que el Gobierno haya acompañado sus compromisos de austeridad, para asegurar la recuperación de una senda hacia la estabilidad de las finanzas públicas, con el anuncio de reforma de las pensiones, explica la entidad que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

En cuanto a la evolución del empleo en 2009, se destaca que el descenso del gasto repercutió en todas las ramas productivas, con especial incidencia en la industria y la construcción.

El empleo, muy perjudicadoen 2009

Esto supuso una "intensificación" del proceso de destrucción de puestos de trabajo -"de singular intensidad" a principios de 2009-, que situó la caída media de la ocupación durante todo el ejercicio en el 6,7%, cifra "más pronunciada que la registrada en ciclos recesivos previos".

Este deterioro de las expectativas de empleo incidió sobre la oferta laboral, que tuvo crecimientos cada vez más moderados, hasta registrar un retroceso en el cuarto trimestre, que contrasta con el "dinamismo" de años anteriores, se precisa en el boletín.

En este contexto, la tasa de paro, según la Encuesta de Población Activa (EPA)del cuarto trimestre de 2009, se situó en el 18,8%, a pesar del "drástico cambio" en la dinámica de la oferta laboral por la significativa reducción de las entradas de inmigrantes.

De los costes laborales, el Banco de España dice que en 2009 mostraron una cierta moderación, aunque "insuficiente" desde el punto de vista de la magnitud del ajuste del empleo y de la evolución de los precios finales.

La remuneración por asalariado durante 2009 se incrementó el 4,1%, lo que para el organismo supervisor representa un avance de los costes laborales "muy sustancial".

Para el Banco de España, esto supone una "fuerte contradicción" con la situación de "grave recesión" económica y fuerte aumento del paro que atraviesa la economía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios