Botín advierte que la banca haría "un flaco favor" a la economía si diera créditos de forma irresponsable

  • Solbes se desmarca de Sebastián y asegura que no pierde "la paciencia casi nunca".

Comentarios 13

Al hilo de las exigencias del Gobierno de que las entidades financieras faciliten el crédito a familias y empresas, el presidente del grupo Santander, Emilio Botín, advirtió del riesgo de la concesión irresponsable de créditos. "Un flaco favor" le harían a la economía española las entidades financieras si prestaran dinero de forma descontrolada. El ministro de Economía, Pedro Solbes, amparó esta línea apuntada por el presidente del Grupo Santander reivindicando la "responsabilidad" de restringir el préstamo, y recordó "haber dicho ya" que la concesión de créditos "sólo debe hacerse a solventes". Además, Solbes, siguiendo la estela de su compañero de formación, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, se desmarcó de las declaraciones del ministro de Industria, Miguel Sebastián, asegurando que está "muy tranquilo" y que no pierde "la paciencia casi nunca". Para el PP todo es una contradicción calculada.

Durante la rueda de prensa de presentación de resultados del banco Santander durante el ejercicio 2008, el presidente de la entidad respondió a las exigencias respecto al crédito del Gobierno, cuyo ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, llegó a afirmar el martes que al Ejecutivo "se le está acabando la paciencia" con los bancos. Botín advirtió que la banca haría "un flaco favor" a la economía si diera créditos de forma irresponsable, al tiempo que subrayó que es "imposible" que el crédito aumente por el escenario de recesión y las expectativas negativas para este año. Estos dos factores, dijo, llevan a una reducción de la demanda de financiación.

"Tenemos el grifo abierto gracias a una gestión adecuada de la liquidez y del capital, pero hay poca demanda", alegó el presidente del Santander, que esgrimió que la entidad autoriza el 70% de todas las solicitudes de créditos que recibe, frente a la caída de créditos particulares del 21% y de las hipotecas del 27% en 2008. En cuanto a las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO) Botín consideró que es una decisión "acertada" ampliarlas para ajustarlas a la realidad del mercado español, si bien reclamó que se introduzcan mejoras, como ampliar los plazos y beneficiarlos y ajustar los márgenes de los créditos concedidos a condiciones de mercado.

Si se cumplirán dichas propuestas, el Santander se comprometería a adjudicar 6.000 millones de euros a través de las líneas ICO, lo que significa la quinta parte disponible, dijo el máximo ejecutivo del Santander. Además, Botín indicó que es poco probable que la economía se recupere antes de finales de 2009 y destacó que el Gobierno está proporcionando liquidez al sistema. A juicio del presidente del Santander, el Ejecutivo "está haciendo lo que tiene que hacer" en un momento "dificilísimo". Sin embargo, aseveró que la entidad no necesita ayudas del Gobierno, porque el Santander "no necesita ni espera necesitar ayudas públicas.

Tras conocer estas declaraciones, el titular de Economía amparó las ideas de Botín desde Londres, en donde se reunió con el titular del Tesoro británico, Alistair Darling, apoyando como un "concepto elemental" que los bancos sólo presten a quienes pueden cumplir lo pactado. De este modo reivindicó la "responsabilidad" de restringir el préstamo, y recordó "haber dicho ya" que la concesión de créditos "sólo debe hacerse a solventes". "Otra cosa son las subvenciones y actuaciones a personas con dificultades", aseveró.

Sin embargo, Solbes rechazó promover una banca pública como reacción a esta paralización del sector privado. "Es un tema de concepto: ¿Tiene sentido?", se preguntó, para argumentar a continuación que "la concesión de crédito exige una evaluación de riesgo y una actividad que está funcionando en el ámbito privado, por lo que corresponde ahí fundamentalmente" mantenerlo. En su opinión, es más operativo, "en la medida de lo posible, la utilización de las agencias públicas" por parte de las instituciones financieras para poder así ampliar márgenes de préstamo, como acontece fundamentalmente con las líneas del ICO que también Botín apeló hoy a estimular durante la presentación de los resultados del Santander.

Durante su intervención, además, Solbes se desmarcó de las declaraciones de Sebastián ironizando con que él es y está "muy tranquilo". "No pierdo la paciencia prácticamente nunca", añadió, en el sentido de que "las consecuencias lógicas de un periodo de expansión del crédito es llegar a uno en el que crece mucho más lentamente y la facilidad de acceso no es igual". Con estas declaraciones se une a las realizadas por Blanco, que también contradijo al titular de Industria asegurando que el Gobierno "tiene una paciencia infinita".

Precisamente, antes de la intervención de Solbes, la secretaria de Organización del PSOE, en declaraciones a los medios, fue interrogada sobre estas contradicciones. "No hay nada que aclarar porque los dos dicen exactamente lo mismo si uno lee el fondo, que es lo importante", afirmó la 'número tres' del PSOE, que añadió: "Estamos todos en el mismo barco, todos tenemos la responsabilidad de arrimar el hombro y de salir cuanto antes de esta crisis". 

Sin embargo, para la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, las "contradicciones internas" del PSOE en las críticas a la banca por la restricción del crédito le parecen "medidas y buscadas" y suponen la representación de un "papel" por parte de las diferente voces socialistas. Además, recalcó que quien tiene que dar explicaciones sobre la restricción del crédito es el Gobierno, quien puso en marcha las medidas de apoyo al sector, y en concreto su vicepresidente económico, Pedro Solbes, quien acudirá al Congreso dentro de dos semanas. Los populares aprovecharán la ocasión para exigirle "nuevas medidas" para garantizar el crédito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios