Bruselas obligará a los operadores a dar acceso a los rivales a sus redes de fibra óptica

  • La CE evita fijar los precios, algo que pretende que quede en manos de los reguladores nacionales

Comentarios 2

La Comisión Europea (CE) ha recomendado obligar a los grandes operadores de telecomunicaciones, como Telefónica o Deutsche Telekom, a dar acceso a los rivales a sus redes de nueva generación de fibra óptica, aunque ha evitado fijar los precios, algo que quedará en manos de los reguladores nacionales.

Bruselas sostiene que la regulación de los precios no supone poner un tope al retorno de las inversiones, ya que los ingresos medios por cliente, que actualmente se sitúan en 37 euros al mes de media, aumentarán entre un 10% y un 15% con las nuevas redes de alta velocidad, según sus cálculos.

El Ejecutivo comunitario desoye así las peticiones de los operadores históricos, que habían reclamado a Bruselas desregular las redes de fibra óptica para fomentar la inversión que necesita el sector en Europa, cifrada en unos 300.000 millones de euros. Según Bruselas, se requieren entre 180.000 y 270.000 millones para hacer llegar la banda ancha a todos los hogares en 2020.

"Aunque los operadores de telecomunicaciones deben realizar enormes inversiones para desplegar las redes de fibra de nueva generación, no podemos correr el riesgo de que esta transición conduzca a una remonopolización de las redes, perdiendo los beneficios que la competencia ha generado hasta ahora", señaló la comisaria Kroes. Aunque no habrá "vacaciones regulatorias" para las empresas dominantes, la CE quiere que los precios regulados reflejen el riesgo que suponen estas inversiones.

Las compañías consideran la nueva regulación como una "oportunidad perdida" porque mantiene el control de precios, pero sin concretar. "Las cosas siguen poco claras y esto no es especialmente bueno para planificar inversiones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios