La CE advierte a España que no puede supeditar las ayudas a Opel al futuro de Figueruelas

  • Alemania está en el foco de las sospechas por un posible trato de favor con el fabricante Magna

La Comisión Europea ha recordado a España y los demás socios de la UE que cuentan con fábricas de Opel que no pueden condicionar su posible ayuda financiera a la empresa a la localización geográfica de la reestructuración o los previsibles recortes de empleos. Lo advirtió la titular europea de Competencia, Neelie Kroes, responsable de verificar la compatibilidad con la legislación comunitaria de las ayudas públicas concedidas al fabricante de automóviles, en una carta remitida a las autoridades de los siete Estados miembros afectados por la crisis de Opel -España, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Austria, Hungría y Polonia-.

Preguntado por el caso específico de España -donde Opel cuenta con una fábrica en Figueruelas (Zaragoza)-, el portavoz de Competencia, Jonathan Todd, apuntó que, en principio, el Gobierno no prevé conceder ayudas, "así que no se les puede criticar por eso".

El portavoz también indicó que Bruselas sigue a la espera de que Alemania le ofrezca información detallada sobre el acuerdo de venta de Opel al fabricante austríaco-canadiense de componentes Magna. Berlín acordó con Magna que recibiría 4.500 millones para facilitar la transacción, pero las negociaciones con el resto de países sobre el reparto de esa carga se han complicado. Tanto España como Bélgica y Reino Unido sospechan que Alemania negoció con Magna un trato preferente para sus fábricas y están en desacuerdo con el impacto que la reestructuración prevista tendrá en sus factorías. GM y Magna adelantaron que la plantilla de Figueruelas tendría que reducirse en 1.670 trabajadores, aunque ya ha rebajado esa cifra a 1.320.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios