Caixabank gana un 13% menos en 2011 y supedita cualquier fusión a mantener la Obra Social

  • La entidad destina más de 3.100 millones a provisiones y rebaja su beneficio hasta los 1.053 millones

Caixabank ganó 1.053 millones de euros en 2011, un 13,1% menos que el año anterior, según anunció ayer su presidente, Isidro Fainé, que, además, auguró una "oleada de fusiones bancarias en Europa".

En la presentación de resultados de Caixabank, Fainé condicionó cualquier futura fusión en la que pudiera participar el banco de La Caixa a la supervivencia de la Obra Social. "Cualquier operación estará sujeta al mantenimiento de la Obra Social -en la que la entidad invierte anualmente 500 millones-, que es nuestra verdadera razón de ser", sentenció. Interrogado sobre una posible unión con Bankia, aseguró: "No estamos negociando con nadie, pero todo el mundo habla con todo el mundo. Estamos abiertos a todo, dentro y fuera de España. Pero si se hace una operación será con los baremos que he dicho".

A este respecto, el vicepresidente y consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin, insistió en que "no hay negociaciones ni ningún acuerdo sobre la mesa con Bankia. Se ha malinterpretado lo que he dicho previamente, no era mi intención", dijo. Palabras con las que trató de aclarar unas declaraciones anteriores: "Una mayor Obra Social supone más leña y carbón para la máquina, y eso podría ser deseable".

Respecto a los resultados de 2011, las provisiones y saneamientos sumaron 3.119 millones, "lo que configuró un ejercicio récord en cuanto a saneamientos", señaló Nin. El resultado recurrente del grupo Caixabank, que no contempla los resultados extraordinarios, ascendió a 1.185 millones (-12,8%), gracias al buen comportamiento del margen de explotación, que llegó a los 3.040 millones, lo que supuso un 0,9% que en 2010.

Caixabank reseñó que las plusvalías extraordinarias generadas en 2011 se elevaron a 907 millones netos e incluyeron el beneficio por la venta del 50% de SegurCaixa Adeslas, que supuso 450 millones, la mitad de los ingresos atípicos.

El banco que preside Isidre Fainé mantuvo el volumen de negocio (0,2%) y reforzó su core capital -porcentaje de recursos propios considerados de máxima calidad- hasta el 12,5%, mientras que su liquidez se situó en 20.948 millones, unido a un calendario de vencimientos para el año en curso: 2.327 millones. La ratio de morosidad se quedó en el 4,90%, por debajo del 7,51% de media del sector financiero en noviembre.

Caixabank seguirá apostando por la participación que tiene en el banco luso BPI, donde posee el 30%. Sin embargo, la entidad ha reducido su participación en Telefónica vendiendo un 0,4%, con lo que ahora cuenta con un 5%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios