Carburantes y alimentos dan otra tregua al IPC, que retrocede al 4,5%

  • Los precios se relajan cuatro décimas y están ya ocho por debajo del récord de julio

Comentarios 2

El petróleo y los alimentos, dos de los grandes quebraderos de cabeza para los bolsillos de millones de españoles, concedieron una nueva tregua en septiembre al IPC. Los precios se mantuvieron estables durante el último mes respecto a agosto, pero la tasa interanual (la que mide la variación experimentada en un año) se redujo en cuatro décimas, hasta el 4,5%, confirmando así el cambio de tendencia a la baja iniciado desde que tocara máximos (5,3%) en julio.

Los argumentos que han logrado relajar a la tan temida inflación son idénticos a los de agosto: el crudo, que en el primer semestre del año se desbocó hasta la cota histórica de147 dólares, se abarató por encima del 20% entre julio y septiembre (desde entonces ha agudizado aún más su caída, y ayer cotizaba a menos de 77 dólares), con el consiguiente efecto sobre el precio de los carburantes, que en un mes se han abaratado un 2,4%. Así, el grupo que más contribuyó al retroceso del IPC en septiembre fue el del transporte (muy sensible a la subida de la gasolina), que pese a experimentar aún un alza del 7,2% interanual crece casi un punto y medio por debajo de la escalada de agosto. La botella medio vacía la aporta el dato de que los combustibles son ahora, todavía, un 16% más caros que hace un año por estas fechas.

El resto del esfuerzo de contención lo aportaron los alimentos y las bebidas no alcohólicas. Durante el último mes se encarecieron un nada despreciable 6,1%, pero el dato positivo es que llenar la cesta de la compra fue en septiembre menos complicado que 30 días antes (entonces la subida era del 6,8%). Productos como la leche, el pan o el pollo, que en el primer tramo del año soportaron los fuertes incrementos de las materias primas, han emprendido ahora la senda descendente. No obstante, la percepción es idéntica que al llenar del depósito del coche: aunque bajen los precios, siguen por las nubes. El de los cereales, por ejemplo, era en septiembre todavía un 10,7% más caro, circunstancia que se repetía con otro alimento de primera necesidad, la leche (12,1%).

La tasa mensual de los precios (septiembre respecto a agosto) no varió. En ese caso, los descensos en actividades de ocio y cultura (1,7%), transporte (1,1%) y de los hoteles, cafés y restaurantes (0,9%) compensaron las subidas en grupos como el del vestido y el calzado (3,6%), enseñanza (1,2%), menaje (0,4%) u otros bienes y servicios (0,3%). En el último año sólo han dado alegrías en forma de bajada de precios las comunicaciones (0,1%), frente a las subidas de vivienda (7,9%), transporte (7,2%) y alimentos (6,1%).

En el caso de Andalucía, luces y sombras. Así, mientras la inflación escaló una décima en septiembre frente a la estabilidad de la media nacional, la tasa interanual queda por contra en el 4,4%, por debajo del 4,5% del conjunto del país. Granada, Málaga y Huelva fueron las provincias más inflacionistas durante el último mes, mientras que la escalada interanual la encabezan Córdoba, Sevilla y Huelva (ver gráfico).

La segunda bajada consecutiva del IPC animó ayer al Gobierno. El secretario de Economía, David Vegara, confió en que la inflación caiga hasta el 3,5% a final de año si el crudo mantiene su tregua.

4,4%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios