EEUU acogerá la cumbre mundial contra la crisis antes de diciembre

  • Bush y Sarkozy insisten en que los países en vías de desarrollo deben asistir a la cita

Hubo compromiso. El presidente de EEUU, George W. Bush, se ofreció ayer a acoger "en un futuro próximo" una cumbre de líderes de la comunidad internacional para coordinar la respuesta global a la crisis financiera mundial. El presidente estadounidense aseguró, tras reunirse con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en la residencia presidencial de Camp David, que desea "presidir la cumbre y recibir propuestas de Sarkozy y de otros (líderes) en los próximos días" para hacer frente a la coyuntura. Bush remarcó la importancia de que todos los países trabajen de forma conjunta "porque esta crisis financiera nos afecta a todos".

El presidente galo, por su parte, afirmó que la crisis supone una "gran oportunidad" para revisar las políticas financieras. Con respecto a la cumbre, declaró que ésta se celebrará "posiblemente" antes de finalizar el mes de noviembre. Sarkozy, que actualmente ocupa la presidencia rotativa de la Unión Europea, señaló que la cita probablemente tenga lugar en Nueva York. "Teniendo en cuenta que la crisis comenzó en Nueva York, la solución global debe ser hallada en aquí", señaló.

En este sentido, y poco antes de este encuentro, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, brindó su "firme apoyo" para la realización del encuentro "a más tardar en diciembre". "Creo decididamente que llevar a cabo la cumbre en la sede de la ONU, el símbolo del multilateralismo, le dará legitimidad universal y demostrará un deseo colectivo para enfrentar este serio desafío mundial", indicó.

En una breve comparecencia conjunta, Bush señaló que "mientras hacemos los cambios necesarios concernientes a los órganos reguladores y las instituciones para evitar una repetición de esta crisis, es esencial que preservemos los fundamentos del capitalismo democrático", advirtió. Asimismo, explicó que tanto líderes de países desarrollados como de naciones en vías de desarrollo serán invitados a la cumbre.

"Queremos construir el nuevo mundo del siglo XXI mano a mano con ustedes. No hay que perder tiempo. Queremos una cumbre del G8 -EEUU, Canadá, Rusia, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia- sin duda con el G5 -los países emergentes: China, India, Suráfrica, México y Brasil-", prosiguió el jefe de Estado francés, que propuso construir "el capitalismo de mañana". Por su parte, Durao Barroso también hizo un llamamiento a que la comunidad internacional promueva una respuesta rápida a la actual coyuntura.

Sarkozy y Duaro Barroso intentaron convencer a Bush de que ahora es una buena oportunidad para dar un impulso a iniciativas dirigidas a coordinar mejor el control de los mercados financieros. Bush no respondió a las sugerencias de los dos mandatarios europeos, pero sí subrayó que en esa crisis y en un nuevo orden global del sistema financiero "es esencial que preservemos los fundamentos del capitalismo democrático".

El presidente estadounidense afirmó, asimismo, que "es importante que resistamos al aislamiento y que continuemos con las políticas de mercado abierto", una opinión que compartió Sarkozy. "Queremos trabajar mano a mano con los estadounidenses para crear el capitalismo del siglo XXI", dijo el mandatario galo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios