EEUU ultima un segundo plan de rescate financiero por 1,5 billones de euros

  • El Senado estadounidense aprueba el plan de estímulo de 644.000 millones de euros, que incluye inversión en obra pública, energía verde y recortes fiscales

La atribulada economía de EEUU vive una frenética actividad de aprobación o redacción de planes de apoyo al sector financiero o a la inversión para tratar de reanimarla. El secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner, concretó ayer que el nuevo plan de rescate financiero del Gobierno de Barack Obama podría movilizar dos billones de dólares (1,5 billones de euros) en dinero público y privado.

Esta iniciativa se suma al plan lanzado en septiembre por la anterior administración de George W. Bush, también dirigido a salvar al sistema financiero del país y que estaba dotado con 700.000 millones de dólares. De ellos ya se han utilizado 350.000 millones, fundamentalmente para entrar en el capital de bancos y aseguradoras. Geithner detalló que cuenta, para el nuevo plan, con esos 350.000 millones restantes del primero.

En cuanto al destino de los fondos de ese nuevo plan, avanzó que habrá un programa para la compra de activos tóxicos, que captará fondos privados, y se iniciará con una inversión de 500.000 millones de dólares. Esta cifra se podría ampliar hasta un billón de dólares (770.000 millones de euros).

Además, la Reserva Federal (Fed), el Banco Central del país, ampliará su actual programa de compra de créditos hasta posiblemente otro billón de dólares, lo que permitiría llegar a esos dos billones (1,5 billones de euros). El objetivo de la iniciativa de la Fed es "dar ayuda adicional a los mercados financieros e instituciones para cumplir las necesidades de crédito de los hogares y los negocios", según explicó ayer la autoridad monetaria. Con ello, la Fed pretende saltarse a los bancos, que son reticentes a prestar, e incentivar el crédito directamente.

"En lugar de catalizar la recuperación, el sistema financiero es un freno para la recuperación y la recesión está poniendo presión sobre los bancos. Ésa es una dinámica peligrosa que tenemos que cambiar", señaló Geithner. El plan mantiene además las inyecciones de capital en los bancos ya acometidas durante el primero.

Paralelamente, también ayer el Senado estadounidense aprobó finalmente su versión del plan de reactivación económica de 838.000 millones de dólares (644.000 millones de euros). El paquete, que incluye inversiones en obras públicas, gastos sociales y en energías renovables, deberá ser conciliado ahora con el aprobado por la Cámara de Representantes, cuyo monto era de 819.000 millones de dólares (630.000 millones de euros).

Los líderes de las mayorías demócratas en ambas ramas del Congreso dijeron que harán lo necesario para presentar una versión final del plan a Obama.

Los planes de ambas cámaras del Congreso son similares, pero la oposición republicana consiguió en el Senado ampliar los recortes de impuestos para los hogares y empresas, por unos 100.000 millones de dólares, y disminuir en gran medida los gastos sociales de la propuesta de la Cámara de Representantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios