Economía

Fomento exige a los controladores que acepten sus propuestas o fijen la fecha de la huelga

  • La secretaria de Estado de Transportes les acusa de vivir en "la cultura del chantaje" por intentar arrancar "privilegios" que perjudican al turismo, a la recuperación económica y a la ciudadanía.

Comentarios 40

La secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, ha instado a los controladores aéreos a que acepten las últimas propuestas de la mesa negociadora del convenio o fijen el día y hora de la huelga, para poder determinar los servicios mínimos y garantizar la movilidad de los ciudadanos.

En una breve rueda de prensa celebrada en Madrid, Gutiérrez dijo de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) que estaban instalados en "la cultura del chantaje" por intentar arrancar "privilegios" que perjudican al turismo, a la recuperación económica y a la ciudadanía. La secretaria de Estado comentó que para alcanzar el acuerdo en el convenio, donde se dieron "avances significativos" el viernes, "es imprescindible" que USCA renuncie a convocar la huelga.

Gutiérrez criticó a los controladores aéreos porque se les ha hecho una "oferta más que generosa" -un salario de 200.000 euros anuales- y "pretenden ganar más, trabajar menos y saltarse la ley" aprobada por el Gobierno, el Parlamento y refrendada por los jueces. La secretaria de Estado achacó a los problemas internos del USCA la imposibilidad de suscribir un acuerdo, por lo que pidió que se reúna cuanto antes el comité ejecutivo de ese sindicato para que se sepa si aceptan las propuestas o van a la huelga, porque están perjudicando a la economía española y a su recuperación.

La responsable del Ministerio de Fomento indicó que la próxima semana se firmará el convenio de colaboración con el Ministerio de Defensa por el que se regulará la formación que recibirán los controladores militares que vayan a prestar servicios en aviación civil.

AENA no retomará el diálogo si los controladores no desconvocan la huelga

La posibilidad de una huelga de los controladores aéreos a partir del 21 de agosto ya había empezado a cobrar fuerza tras la ruptura de las negociaciones con AENA, que se niega a reanudarlas mientras el sindicato no retire la amenaza de paro.

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Daniel Zamit mostró este sábado su confianza en que los representantes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) convoquen un nuevo encuentro. Zamit aseguró que han fijado como plazo máximo hasta el próximo lunes para que AENA retome las negociaciones, porque si no se reunirá el Comité Ejecutivo de la organización sindical para la convocatoria de paros. El portavoz del sindicato de controladores afirmó que la intención de USCA no es acudir a la huelga y que ésta no se llevará a cabo mientras haya una negociación. Así, indicó que si AENA no vuelve a sentarse a negociar antes del próximo lunes, el Comité Ejecutivo del sindicato se reunirá el martes para confirmar la convocatoria de huelga, que podría tener lugar el 21 o el 22 de agosto, puesto que hay que dejar un margen de diez días desde su convocatoria.

Las negociaciones entre los representantes de AENA y de USCA quedaron rotas la noche del viernes al no aceptar este colectivo retirar la amenaza de convocar una huelga en agosto, a pesar de que ambas partes reconocieron que la posibilidad de llegar a un acuerdo estaba bastante avanzada.

El presidente de AENA, Juan Lema, reiteró este sábado que las negociaciones con los controladores sólo se reanudarán si el sindicato retira la posibilidad de huelga. Según Lema, en el encuentro de anoche varios miembros de USCA estaban de acuerdo con esta petición, si bien, afirmó, la discrepancia entre ellos hizo que el sindicato optara por que fuera el Comité Ejecutivo el que decidiera al respecto. Lema resaltó que USCA tiene "la pelota en su tejado" y animó al sindicato a que convoque este sábado mismo a su Comité Ejecutivo con el fin de retirar la posibilidad de la huelga "para que entonces sí se pueden reanudar las negociaciones".

Por su parte, Zamit criticó que los responsables de AENA se negaran a continuar las negociaciones este fin de semana y añadió que es una muestra más de que no quieren llegar a un acuerdo. Además, señaló que los responsables de AENA no quisieron continuar hablando este fin de semana "porque tenían billetes para irse" y criticó que el ministro de Fomento, José Blanco, acuse a los controladores de irresponsables cuando es la propia AENA la que no se quiere quedar estos días para seguir negociando. En su opinión, esto es una "provocación" que puede desembocar en la convocatoria de una huelga "para que sean los controladores los que queden como culpables".

Respecto a uno de los principales puntos de discrepancia, Lema aseguró que los controladores deben ajustar su salario a la jornada laboral, ya que lo que quieren "es ganar más y trabajar menos, porque piden rebajar la jornada a 1.370 horas, pero manteniendo una retribución media anual de 200.000 euros". Los controladores aéreos han planteado a AENA doce reivindicaciones sobre las que se han acercado posiciones en aquellas que afectan con menos intensidad a sus condiciones laborales, como formación, idiomas o la elevación de la edad de jubilación de 57 a 60 años.

Los principales puntos de fricción entre ambas representaciones son la eliminación de losservicios exprés, que implican "la absoluta e incondicional" disponibilidad de los controladores aéreos los 365 días del año, y la petición sindical de que se regulen cuanto antes los períodos de actividad y descanso. A juicio del colectivo de controladores, esos turnos deben estar equiparados a los de los nuevos proveedores de servicio de tránsito aéreo y permitir disponer de "al menos, 6 días libres al mes".

Precisamente este sábado entraron en vigor las nuevas normas de límites de actividad y descanso de los controladores aéreos que ha dado lugar, entre otros motivos, a la posibilidad de la huelga. Entre las nuevas directrices, está que los controladores deberán descansar 30 minutos cada 2 horas de actividad operativa; 12 horas entre turnos; entre 48 y 60 horas semanales; y al menos 184 horas al mes divididas en un mínimo de tres periodos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios