El G-20 vigilará a los siete países más peligrosos para la economía global

  • Estudiará su nivel de deuda, tasa de ahorro y déficit comercial para evitar otra crisis

Comentarios 1

Los ministros de Finanzas y Economía del G-20 analizarán de cerca a siete de sus miembros para identificar desequilibrios que puedan conducir a crisis en la economía global.

La ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, adelantó ayer que el grupo someterá a un escrutinio detallado a estos siete países, que representan más del 5% del Producto Interior Bruto (PIB) del grupo del G-20.

Tan sólo Francia ha confirmado su presencia en esa lista. No se ha desvelado el resto, pero si se combinan esos indicios con las bases de datos del FMI, todo apunta a que están incluidos Estados Unidos, China, Alemania, Francia, Japón y el Reino Unido. El séptimo puesto correspondería a India o Brasil. Lagarde se limitó a decir que "claramente" hay "grandes economías" a las que se someterá a un análisis más profundo en este proceso.

El acuerdo alcanzado en Washington establece parámetros de medición para identificar desequilibrios peligrosos en tres grandes áreas: deuda pública y déficit fiscal; tasa de ahorro y deuda privada; y desequilibrios externos, que incluyen la balanza comercial y los flujos netos de inversión y transferencias.

El objetivo final es determinar cuándo los niveles de deuda, los déficit comerciales u otros indicadores revelan riesgos sistémicos, que puedan poner en peligro la economía global.

El G-20, constituido de forma urgente en nuevo foro de coordinación económica mundial tras el estallido de la crisis financiera de 2008, pasa ahora a una fase más técnica en la que sus miembros se examinarán mutua y regularmente.

"Fue una reunión del G-20 muy tranquila, muy constructiva", aseguró el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, cuyo país ostenta la presidencia del Grupo. Pero la reunión de Washington, tras varios difíciles debates previos, no logró esconder las profundas diferencias internas. El grupo no mencionó esfuerzos para establecer una lista de los miembros del G-20 que se encuentran en las situaciones más arriesgadas. Asimismo, el G-20 examinará los flujos de capital del sistema monetario internacional, pero no los controles que algunos países imponen para frenarlos, como Brasil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios