El Gobierno griego redobla su compromiso de aplicar los nuevos recortes

  • Bruselas aplaude la aprobación en el Parlamento griego de los ajustes porque muestra la determinación del país para salir de la crisis.

Comentarios 8

El Gobierno de coalición griego se ha comprometido este lunes a aplicar los recortes acordados con la troika, como exige Bruselas, y a celebrar elecciones anticipadas en abril, como estaba previsto, mientras en Atenas los bomberos se afanaban por apagar los rescoldos de los edificios incendiados el domingo. "Las garantías de los líderes políticos deben ser entregadas para el miércoles", dijo a la prensa el portavoz del Gobierno heleno, Pantelís Kapsís, en alusión a la reunión del Eurogrupo del 15 de febrero en Bruselas durante la cual Grecia espera obtener luz verde para un préstamo de al menos 130.000 millones de euros.

El compromiso por escrito es necesario ante la desconfianza que ha generado, especialmente en Alemania, la lentitud helena en llevar a cabo las reformas exigidas a Grecia por sus prestamistas. El acuerdo parlamentario sellado la noche del domingo en Atenas es sólo "la condición necesaria", dijo el ministro alemán de Economía, Philip Rosler, a las cadenas públicas ARD y ZDF, tras comentar que "lo decisivo" es la aplicación de las reformas aprobadas. Sólo si la troika formada por la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo certifica que esas reformas se materializarán, podrá considerarse que la situación en Grecia comienza a cambiar, añadió el ministro.

Más optimista se mostró el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, quien felicitó a Grecia por el paso dado la noche del domingo en el Parlamento. "El voto del domingo es una muestra de la determinación del país de acabar con la espiral de finanzas públicas insostenibles y con la pérdida de competitividad", señaló Rehn en una rueda de prensa. El portavoz económico de la CE, Amadeu Altafaj, por su parte, insistió en que "el Eurogrupo fue muy claro al pedir un compromiso claro e inequívoco de los partidos" políticos griegos. "Hay cuestiones que van mas allá de los partidos políticos, y un programa de esta dimensión requiere un fuerte consenso político. Esperamos recibirlo antes de que se embarquen en la próxima campaña electoral", precisó.

Sobre los próximos comicios, el portavoz del Gobierno heleno anunció este lunes, ante la insistencia de uno de los miembros de la coalición, la conservadora Nueva Democracia, que habrá elecciones en abril, tal y como estaba previsto. El Gobierno socialdemócrata-conservador aún posee una mayoría parlamentaria (194 de 300 diputados), pero las dimisiones, expulsiones de diputados contrarios al acuerdo con la troika y la salida del ultraderechista LAOS del Ejecutivo han hecho que la coalición perdiese unos 60 escaños en los últimos días, revelándose el enorme desgaste del Ejecutivo de Lukás Papadimos.

Mientras se preparaban los siguientes pasos políticos, en Atenas los bomberos trabajaban en la extinción de los rescoldos de los incendios provocados el domingo durante los graves disturbios en que desembocó una multitudinaria manifestación contra la aprobación del memorándum de la troika. De los 48 edificios que ardieron total o parcialmente, este lunes el fuego no se había extinguido del todo al menos en dos de ellos. Uno de ellos es el cine Attikon (1881), situado en un bello edificio neoclásico, que ha quedado completamente calcinado.

En decenas de negocios, principalmente oficinas bancarias, los obreros limpiaban los escombros y reponían los cristales rotos, mientras el personal de las aseguradoras evaluaba los daños. El encargado de una tienda, filial de una compañía de telefonía móvil, no se podía creer el estado en que había quedado su negocio: "Aún estoy en estado de shock". En una sucursal bancaria de la plaza Monastiraki, cuyos ficheros fueron esparcidos e incendiados junto a todo el interior, un responsable explicó que "aún es demasiado pronto para valorar los daños" y reconoció que no se podrá regresar al trabajo en unos cuantos días.

Tanto el Gobierno de Papadimos como el comisario Rehn han condenado los disturbios. "Estas personas no representan a la inmensa mayoría de los ciudadanos griegos, que están verdaderamente preocupados por el futuro de su país", afirmó Rehn. Pero lo cierto es que casi ocho de cada diez griegos son contrarios a las medidas exigidas por la troika, y, como reconocieron varios diputados, su aprobación por el Parlamento podría provocar "una explosión social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios