Indra plantea despedir a 1.850 trabajadores en España, el 8,5%

  • El grupo justifica el ERE, que afecta sólo a la división de Sistemas, en las pérdidas acumuladas

Indra planteó ayer a los sindicatos el despido de 1.850 de sus trabajadores en España, aproximadamente el 8,5% del total en el país (21.746 empleados), lo que, sumado a los 1.000 despidos que llevará a cabo en Latinoamérica, eleva el ajuste de plantilla anunciado por el grupo a cerca de 3.000 de sus 39.155 empleados.

En España, los despidos afectarán en su totalidad a la división de Indra Sistemas, que supone el grueso de la plantilla con más de 18.000 empleados y que engloba las áreas de tecnologías de la información y de seguridad, defensa, tráfico y transportes.

Indra justifica el despido colectivo en causas económicas y productivas y asegura que el objetivo es hacer frente a las pérdidas de los últimos trimestres, mientras que CCOO califica la medida de "atentado grave" contra los trabajadores de la compañía.

El 70% de los despidos corresponderán a empleados de la compañía en la Comunidad de Madrid, principalmente del área de consultoría (80%), y en menor medida de las de corporativo y defensa, según los datos facilitados por la empresa en la primera reunión de la mesa negociadora del expediente de regulación de empleo (ERE). Las fuentes sindicales indican que se pretende ejecutar el recorte entre septiembre y diciembre de 2016.

La semana pasada, el presidente de la compañía, Fernando Abril-Martorell anunció ante la Junta el inicio de la negociación de un proceso de reestructuración de plantilla que enmarcó en la transformación global de la compañía, "orientada a mejorar su competitividad, eficacia y rentabilidad, para garantizar su futuro". En este sentido, avanzó que Indra ya había iniciado un proceso de ajuste de plantilla en Latinoamérica, especialmente en Brasil.

Abril-Martorell justificó la necesidad de llevar a cabo un ERE en la caída del mercado nacional en más de un 40% y en las pérdidas registradas en 2014 (92 millones de euros) y el primer trimestre de 2015 (19,6 millones de euros).

La "dura" caída en España, principal mercado de Indra, ha obligado a acelerar el crecimiento en el exterior, lo que ha supuesto un deterioro notable de la rentabilidad y de los flujos de caja, añadió el ejecutivo.

Indra presentará hoy ante inversores su nuevo plan estratégico que, para garantizar el éxito de la compañía, pasará por "reducir costes, simplificar estructuras y mejorar procedimientos, al mismo tiempo que seguir invirtiendo para mejorar y ampliar su oferta".

En un comunicado, la compañía aseguró ayer que inicia el proceso de negociación desde el "más absoluto respecto a sus profesionales" y con la mayor voluntad de diálogo con los representantes legales de los trabajadores, "con el fin de alcanzar la solución más adecuada para todas las partes".

El objetivo en los próximos años es crecer en proyectos y productos de mayor valor añadido, transformando el mix de ventas en las diferentes regiones en las que está presente, con especial enfoque en una nueva oferta relacionada con las oportunidades que representa la transformación tecnológica de la sociedad digital, según Indra.

Los sindicatos señalaron ayer que este ERE supone el "mayor" despido colectivo realizado en el sector de Consultoría Informática en España, un proceso "desproporcionado" en su número e "inaceptable" en sus motivaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios