Merkel asegura que el acuerdo tiene "más ventajas que inconvenientes"

  • El Eurogrupo cifra entre 82.000 y 86.000 millones de euros la ayuda que necesitará Grecia en los próximos tres años. La canciller alemana cree que el acuerdo hace innecesario "un plan B".

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró este lunes que el acuerdo entre los líderes de la zona euro tiene más ventajas que inconvenientes y que las exigencias a Grecia van en línea con lo pedido a España o Portugal a cambio de sus programas de ayuda.

"Puedo recomendar iniciar estas negociaciones (para un tercer rescate a Grecia) con toda consciencia porque las ventajas compensan con mucho los inconvenientes", señaló la canciller al término de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los países del euro. "Está en línea con los programas que hemos acordado con otros países. Enda Keny, Passos Coelho y Mariano Rajoy han hablado mucho de sus programas y de que éste no era nada especial, con excepción de las cantidades que implica", añadió. Merkel aseguró que ahora se dan las condiciones para poder recomendar que el Bundestagapruebe retomar las negociaciones para un programa concreto del Mecanismo europeo de Estabilidad (MEDE) para Grecia, puesto que el acuerdo incluye de un lado "solidaridad" de los Estados miembros y por otro la "voluntad para llevar a cabo reformas" de Atenas.

"En las pasadas semanas en efecto se perdió la confianza", reconoció, al tiempo que recalcó que ahora lo que queda es aplicar lo que se ha acordado durante la noche. Merkel explicó que el Parlamento griego deberá adoptar antes del miércoles una serie de medidas prioritarias relacionadas, entre otras cosas, con el sistema de pensiones, la fiscalidad y la oficina de estadística, para poder dar los parlamentos nacionales el mandato para votar. "Las tres instituciones y el Eurogrupo certificarán que lo que hemos acordado puede seguir adelante como lo hemos acordado y luego convocaremos una reunión del Budestag", continuó. Merkel dijo que las necesidades de financiación se han cifrado entre 82.000 y 86.000 millones de euros para los próximos tres años, y subrayó que se tomarán medidas para velar por la sostenibilidad de la deuda como la inyección de 50.000 millones de euros en un fondo de privatizaciones, que incluiría la privatización de bancos recapitalizados. "Los ingresos de este fondo, que funcionará bajo supervisión europea, se usará para redimir al menos en parte la deuda en la que haya incurrido el MEDE", sostuvo. "12.500 millones de estos 50.000 millones irán dirigidos a inversiones directas", agregó.

En materia de deuda, la canciller alemana dijo que el Eurogrupo está dispuesto si fuera necesario a adoptar medidas adicionales, como ya se dijo en noviembre de 2012, para facilitar los términos del repago, por ejemplo con periodos más largos. Pero recalcó que no se hablará de esta cuestión hasta que se celebre la primera evaluación positiva del nuevo programa y que en ningún caso incluirá quitas nominales de deuda. Preguntada acerca de la idea alemana de excluir a Grecia de forma temporal de la zona del euro, Merkel dijo que al haber funcionado el plan A no se necesita el plan B. Sobre la posibilidad de conceder al sistema bancario griego un crédito puente para que cumpla con sus compromisos hasta que se conceda el tercer rescate, Merkel explicó que es una cuestión que tiene que debatir el Eurogrupo. "Está claro que el dinero que se debe al Banco Central Europeo tiene que encontrarse, pero no puedo indicar nada más", aclaró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios