Salgado condiciona la subida de impuestos a los ricos al apoyo político de los Presupuestos

  • El aumento sería "insignificante" y sólo se establecería para nivelar la carga fiscal que soportan los contribuyentes.

Comentarios 21

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, explicó este jueves que la subida fiscal en la que trabaja el Gobierno formará parte de la negociación de los Presupuestos con los grupos políticos porque "no tendría sentido" que se convirtiera en un "impedimento" para sacar adelante las cuentas del próximo año.  

En declaraciones a la Cadena Ser, Salgado afirmó que la intención del Gobierno es mandar una señal dirigida a que contribuyan más los que tienen más capacidad, aunque la idea está supeditada a la negociación parlamentaria.

Además, la ministra reiteró que los cambios fiscales no serán "significativos" para reducir el déficit, ya que sólo aportarán "cientos de millones" como máximo, frente a los cerca de 160.000 millones que aporta el conjunto de la recaudación impositiva.  

Según Salgado, este año "es mucho más importante" que se aprueben las cuentas para enviar una señal de confianza a los mercados. "Si no aprobamos los Presupuestos, la confianza disminuye y ya tenemos pruebas de lo que eso significa", indicó.  

Reconoció que "técnicamente es posible" prorrogar los Presupuestos de 2010, aunque sería algo "muy perjudicial" para la recuperación económica, por lo que aprobar las cuentas es una consideración que va más allá del interés político del Gobierno de Zapatero.

Por otro lado, reiteró que la prioridad "número uno" del Gobierno es reducir el déficit, motivo por el que el Ejecutivo estaría dispuesto a poner en marcha nuevas medidas si fuera necesario. "Pero ése no es el caso", señaló, tras recordar que el déficit del Estado se redujo a la mitad hasta julio y considerar "muy previsible" que se cumpla "sin ninguna medida" adicional el compromiso.

Sobre la reforma laboral, consideró que el texto que ha salido del Senado es "muy razonable" y se confirmará "prácticamente en todos los extremos" a su regreso al Congreso. Además, recordó que lo más importante de la reforma es que favorece la contratación permanente y flexibiliza el funcionamiento de las empresas para que se puedan adaptar a las circunstancias económicas. 

Descartar recortar las prestaciones

La vicepresidenta económica descartó de plano la posibilidad de que el Gobierno se esté planteando reducir las prestaciones contributivas por desempleo, aunque admitió que la ayuda de 426 nació con "vocación temporal", motivo por el que se han incluido algunas modificaciones en la última prórroga de la misma. "Estas medidas tampoco pueden mantenerse indefinidamente", añadió.

En cuanto a si la futura reforma de pensiones hará que los españoles trabajen más y cobren menos, Salgado aseguró que el sentido de la reforma es trabajar más para poder mantener las pensiones en los niveles "dignos" de ahora y poder seguir subiéndolas en el futuro. Para conseguirlo, es necesario trabajar más, ser más productivo y extender el periodo de cómputo si ésa es la decisión del Parlamento.

  Sobre la próxima cifra del PIB, Salgado dijo que aún no hay  información suficiente, aunque adelantó que los datos disponibles "son razonables", lo que permite al Gobierno mantener la previsión de que no habrá más trimestres negativos en lo que queda de año. "Puestos a hacer previsiones, me quedo con las mías", indicó.

El país gana la batalla a la crisis

En cuanto a la posibilidad de que un nuevo sector sea capaz de tirar de la economía española en sustitución de la construcción, Salgado se refirió a la industria y resaltó la necesidad de que el país amplíe su base industrial para reforzar una actividad que es la base de las economías más avanzadas.

Con todo, la ministra se mostró convencida de que el país está ganando la batalla a la crisis, aunque admitió que lo está haciendo "más lentamente" de lo que sería deseable. "Eso significa que tenemos que seguir realizando esfuerzos y no bajar la guardia ni en la reducción del déficit ni en las reformas que tenemos en este momento en marcha", señaló.  

Se mostró convencida de que ha aumentado la confianza en España, de lo que se deduce que las medidas aprobadas, que en algunos casos han supuesto sacrificios para muchos ciudadanos, empiezan a surtir efecto.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios