El Senado de EEUU allana el camino al plan de rescate

  • Aprueba el documento que el Congreso votará de nuevo hoy, mientras el FMI apunta a una recesión larga en el país

El plan de rescate del sector financiero de EEUU afronta hoy una nueva prueba fuego, la tercera en una semana, cuando vuelva a ser sometido a votación en el Congreso, que lo rechazó el pasado lunes. El Senado, sin embargo, le dio el sí en la madrugada de ayer por 74 votos a favor -entre ellos los de los dos senadores y candidatos a la presidencia Barack Obama y John McCain- y 25 en contra, después de la introducción de una serie de modificaciones sobre el original. Debido a ellas, el documento, que comenzó teniendo seis páginas, se ha convertido en un volumen de 456 folios.

Para que el plan se convierta en ley tiene que ser aprobado por la mayoría del Congreso y sin ningún cambio ya que, si no, el proceso se puede retrasar. El Plan Paulson (conocido así por el nombre del secretario del Tesoro [ministro de Economía] de Estados Unidos, Henry Paulson, promotor del paquete) aprobado por los senadores mantiene la autorización dada al Departamento del Tesoro para comprar créditos de alto riesgo a las instituciones con problemas por valor de 700.000 millones de dólares (507.000 millones de euros). Pero incorpora más protección para los depósitos bancarios y alivios fiscales para los contribuyentes.

El presidente de EEUU, George W. Bush, advirtió ayer que la financiación para la pequeña empresa está prácticamente congelada, y que es muy necesario que la Cámara de Representantes apruebe hoy el plan. "El proyecto que tendrá mañana [por hoy] sobre la mesa la Cámara es la mejor opción con la que contamos para proveer liquidez, crédito y dinero para que los negocios y las pymes puedan funcionar", dijo Bush.

Votaciones y declaraciones que se produjeron el mismo día en que el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió de la elevada probabilidad de que EEUU sufra una "profunda y prolongada recesión" económica tras analizar las similitudes entre la actual situación y anteriores episodios de tensión financiera. El FMI comparó esta crisis con la de Japón y los países escandinavos, y aprecia que "es más probable que los episodios de turbulencia financiera caracterizados por tensiones en el sector bancario estén asociados a desaceleraciones graves y prolongadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios