Sovena ha comprado las fincas portuguesas de SOS por más de 92 millones de euros

  • Falta por acordar los términos de garantía sobre las mediciones de hectáreas plantadas y de regadío

Más de 92 millones de euros es la cantidad pactada. Tras meses de negociaciones, la multinacional española SOS y la portuguesa Sovena han logrado un acuerdo para la venta de 5.200 hectáreas de olivar, repartidas en más de 20 fincas de territorio luso, de las cuales 2.500 están ya plantadas.

La comunicación de SOS a la CNMV de que aún no han culminado las negociaciones tiene una explicación técnica: ambas partes discuten los términos de una serie de garantías. En ventas anteriores los administradores de la multinacional española han dejado abiertos los riesgos de posibles desacuerdos posteriores en la mediciones. En este caso se pretende tener amarrados los porcentajes de los fondos de depósito que sirvan de garantía a eventuales diferencias en las hectáreas de terreno plantadas o en regadío. A salvo de estos flecos, fuentes de ambas compañías han confirmado a este diario que el acuerdo podría firmarse en pocas fechas.

La pretensión inicial de SOS, en donde las cajas andaluzas tienen una cuarta parte del capital, era ingresar unos 100 millones de euros con esta operación. La compañía tiene una deuda acumulada de 1.300 millones de euros, que pretende reducir en unos 700, con una venta de activos por valor de 500 millones y una ampliación de capital por otros 200. Estas fincas del llamado Proyecto Tierra son la primera gran venta de ese plan de negocio. SOS pretende deshacerse también de su división arrocera, una serie de inmuebles o solares y el negocio de aceituna de mesa. La corporación alimentaria SOS tiene en Andalucía entre 550 y 600 trabajadores y comercializa una quinta parte del aceite de oliva embotellado del mundo. Esta parte de su negocio actual es la que piensa quedarse. Fuentes del sector consideran que SOS tiene tres de las cuatro mejores marcas globales de aceite de oliva : Bertolli, Carpelli y Carbonell.

El Proyecto Tierra, emprendido por los hermanos Salazar hace tres años, pretendía hacer el mayor olivar del mundo, con 100.000 hectáreas de árboles superintensivos, lo que requería una inversión de 2.000 millones de euros. Las deudas generadas por el inicio de esas operaciones eran de 72 millones.

El comprador, cuyo consejero delegado es Antonio Simões, es un interproveedor de Mercadona. Sovena elabora unas 180.000 toneladas de aceite de oliva al año. Lo compra en muchos lugares; también en Andalucía. La producción que se calcula que puede sacar de estas fincas, cuya compra ultima en estos momentos, sería de unas 7.000 toneladas al año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios