Unicaja se casa con Espiga

  • El jueves los consejos de administración aprobarán un protocolo de integración que deben desarrollar en un par de meses · No está decidida la fórmula de participación privada, ni la posibilidad de un 'banco malo'

Comentarios 2

Unicaja y Caja España-Duero van a formalizar su compromiso el jueves 14 de abril en sendos consejos de administración. Se aprobará un protocolo de integración, en el que no hay muchas más concreciones que en el acuerdo de intenciones firmado por los dos presidentes hace casi tres semanas. La sede social estará en Málaga; habrá sedes de servicios operativos en Málaga, Madrid y Salamanca, y la corporación industrial estará en Salamanca. Braulio Medel será el presidente y Evaristo del Canto vicepresidente y consejero delegado.

Unicaja tendrá un 63% en la nueva entidad y el grupo Espiga, que forman las cajas castellano leonesas, se quedará con el 37%. El consejo de administración estará compuesto por quince miembros, nueve de Unicaja y seis de Caja España-Duero.

Las partes se dan de plazo hasta el verano para definir su estructura y estrategia. Aunque la entidad resultante cumpliría con el 10% de capital principal que exige el Banco de España, no cierra la puerta a la entrada de capital privado, a través de la Bolsa o directamente.

Habrá un banco que gestionará todo el negocio financiero, pero tampoco está decidido, ni descartado, que haya lo que se conoce como un banco malo que concentre activos inmobiliarios dañados y algunas participaciones industriales. Las cajas mantendrán su personalidad jurídica y sus marcas, su obra social y cultural y sus montes de piedad.

El pasado jueves José Blanco asistió al Foro Joly en Sevilla. Ejerció principalmente de vicesecretario general del PSOE, atacó al PP y elogió a la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, a la que presentó en el foro. Pero también hizo con algunos interlocutores de ministro de Fomento, sobre todo con algunos empresarios de la construcción a los que lanzó primero un mensaje misterioso: "mañana tendré una muy buena noticia para los constructores, que no puedo decir hoy".

Pero el ministro no dejó con la duda a sus interlocutores. Les añadió que el Consejo de Ministros de ayer iba a licitar los primeros contratos del megaproyecto de construcción y posterior mantenimiento de la conexión por ferrocarril de alta velocidad entre el centro de la Península y Galicia, que tiene un presupuesto total de 6.000 millones de euros.

La obra se hará en colaboración público privada y se dividirá en una decena de contratos. Está previsto que esta línea esté en servicio en 2015. Como no podía ser de otra forma, el rumor que el ministro dejó en los prolegómenos del Foro Joly se cumplió y ayer se sacaron los dos primeros contratos del AVE entre Valladolid y Galicia.

En Andalucía, la más importante obra de colaboración público privada que se ha sacado a concurso ha sido la autovía Iznalloz-Darro, en Granada, unos 40 kilómetros por un importe superior a 200 millones de euros.

La Consejería de Obras Públicas y Vivienda, cuya titular es Josefina Cruz, ha recibido siete ofertas para la construcción, conservación y explotación de esta autovía. En esas ofertas se agrupan en total 28 licitadores, entre los que se encuentran la práctica totalidad de las grandes empresas nacionales, 12 empresas andaluzas y dos fondos de inversión internacionales.

Entre las doce andaluzas, Azvi va con FCC y un fondo de inversión australiano, Dextertown, que pertenece al banco Macquarie; Sando va con Acciona y un consorcio de cajas de ahorro, Detea con Ferrovial y un fondo de inversión americano, Vera con OHL, y Martín Casillas con Dragados.

La Consejería decidirá esta concesión en un par de meses. Y mientras este concurso ha sido un éxito de participación e interés, el otro lanzado por la administración autonómica, la ampliación del puerto de La Bajadilla en Marbella, ha sido un semi fallo, con sólo dos litigantes, uno de ellos el qatarí dueño del Málaga, asociado al Ayuntamiento de Marbella.

El pasado sábado en esta página explicábamos las pruebas que se harán en Málaga con un vehículo de Mitsubishi. Y en Sevilla se ha presentado esta semana otra prueba, aunque de un formato muy diferente. Syrsa, la concesionaria de Renault para Sevilla y Huelva, fundada en 1961 y cuyo director general es Francisco Galnares, ha conseguido que se hagan en Sevilla durante los meses de octubre y noviembre de este año las pruebas mundiales de los primeros vehículos de Renault 100% eléctricos.

Son dos versiones eléctricas de dos modelos que ya están en el mercado de coches de gasolina. El Fluence y la furgoneta Kangoo. Entre 8.000 y 10.000 concesionarios, jefes de taller, responsables de ventas y comerciales vendrán a Sevilla a probar estos vehículos que van a salir de inmediato a la venta y aspiran a convertirse en el segundo vehículo familiar.

El grupo Renault-Nissan ha gastado unos 4.000 millones de euros en desarrollar sus vehículos eléctricos. Este Fluence tendrá un precio de venta de unos 22.000 euros, sin impuestos ni las ayudas gubernamentales. Tendrá una autonomía de 130 kilómetros, que se podrán hacer con una carga de electricidad de unos dos euros, contra los seis o siete que cuestan ahora los combustibles de hidrocarburos. La ambición de Renault es vender medio millón de coches eléctricos anuales dentro de cuatro años.

Y hablando de innovación, la empresa líder en el sector del ladrillo visto en España, la andaluza Malpesa, de Bailén (Jaén), acaba de presentar una notable: el sistema constructivo Flexbrick, que ha desarrollado con la empresa catalana Piera, con una inversión en I+D de 2,5 millones de euros.

El invento consiste en unos ladrillos especiales y una malla metálica trenzada. Los ladrillos tienen unos orificios y se introducen en la malla metálica y se consigue una superficie flexible y adaptable que sirve para construir pavimentos, fachadas o bóvedas. José Malpesa explica que con este método se pueden colocar los ladrillos en obra a una velocidad de ejecución hasta 10 veces superior a la tradicional pieza a pieza. El rendimiento con dos operarios y una grúa puede llegar a los 250 metros cuadrados al día.

El sistema ha sido ideado por el arquitecto Vicente Sarrablo. Uno de los primeros clientes será la Universidad de Granada, que ha encargado 30.000 metros cuadrados para la fachada de su Facultad de Farmacia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios