El último borrador de las Cajas deroga la singularidad de los canónigos

  • Medel advierte que la futura entidad no puede tener "compartimentos estancos"

Unicajasur, fruto de la fusión entre Unicaja, Cajasur y Caja de Jaén, nacerá sin "privilegios" para nadie porque "la ley es igual para todos". Es la consigna manifestada ayer desde la Junta, que remacha las declaraciones realizadas el miércoles por el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves. Pero lo que era un mensaje por la mañana, está ya plasmado en el último borrador que se remitió ayer a los partidos políticos y en el que se incluye una disposición que dicta que quedan "expresamente derogadas" las disposiciones adicionales primera y segunda de la Ley de Cajas del año 1999, que son las que hacen referencia a los denominados "privilegios" en materia de nombramientos y duración de los cargos de los canónigos miembros de los órganos de dirección de las cajas de ahorros en representación de las entidades fundadoras.

Los canónigos de Cajasur, a diferencia de lo que ocurre con el resto de miembros de las cajas, pueden estar indefinidamente en los órganos de gobierno hasta cumplir los 75 años. La Ley de Cajas, una vez reformada por el decreto de la Junta, permite estar dos mandatos sucesivos con una prórroga de tres años en casos de fusión. El presidente de Unicaja, Braulio Medel, se sumó a la visión oficial de la Junta. "La entidad en la que entre Unicaja será una entidad sometida al régimen general y no a ningún tipo de particularidades, singularidades, especialidades o especificidades", manifestó ayer Medel de forma tajante en alusión a la postura del Cabildo. Medel aseguró que no habría compartimentos estancos: "En una empresa no caben muñecas rusas".

El PSOE mantuvo ayer una reunión con el PP para alcanzar el máximo consenso posible en la aprobación de la reforma de la ley. Está previsto además, según fuentes de la Junta, que la norma se lleve al consejo de Gobierno del próximo martes, lo que no es óbice para que en los próximos días pueda seguir habiendo contactos informales entre los representantes políticos y que la aprobación definitiva pueda retrasarse al siguiente martes, día 27 de este mes. En cualquier caso, el borrador actual no es definitivo y habrá que esperar la reacción de la Iglesia.

Porque el Cabildo se aferra a la singularidad de Cajasur para que sus representantes en la nueva entidad sigan manteniendo mandatos indefinidos y no limitados a 12 años como marca la ley. Se trata de un duro punto de fricción abierto en este proceso de reforma de la Ley de Cajas, necesaria para que sea viable la fusión entre Unicaja y Cajasur. Independientemente de las negociaciones que pueda desarrollar la clase política, fuentes de Cajasur cercanas a la Iglesia informaron ayer a este diario que el Cabildo se mantiene en sus trece a la hora de reclamar el mandato indefinido de sus representantes, aunque podría haber renunciado ya a que el límite de jubilación para los canónigos se eleve hasta los 75 años. "Eso no va a ser un problema, porque da igual irse a los 70 que a los 75; el problema reside en la duración de los mandatos en la asamblea y en el consejo de administración, porque era algo que ya estaba acordado", señalaron ayer las mismas fuentes. La propia naturaleza de la composición de los órganos de gobierno de Cajasur va contra la medida que propone la Junta, ya que la causa por la que el Cabildo defiende su permanencia indefinida en el cargo es porque sus dignidades se llevan hasta los 75 años. Y es que en Cajasur y en el Cabildo no se explican cómo la Junta actúa así cuando en los preacuerdos se daba por hecho que se mantendría la singularidad de la entidad cordobesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios