La caída del consumo y del gasto público frenan la economía española

  • El PIB español cayó un 0,3% en el cuarto trimestre de 2011, pero cerró el ejercicio de 2011 con un avance del 0,7%.

Comentarios 55

La recaída del consumo privado en el último trimestre de 2011, junto con la mayor contracción de la inversión y los ajustes presupuestarios en las administraciones públicas, pusieron freno el pasado año a la incipiente recuperación de la economía española, que está de nuevo a un paso de la recesión. Entre octubre y diciembre pasados el Producto Interior Bruto (PIB) cayó el 0,3%, y el Gobierno augura que la caída sea similar o incluso peor en el primer trimestre de 2012, fecha en la que la economía estará de nuevo en recesión técnica tras sumar dos trimestres consecutivos de decrecimiento.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ya avanzó en diciembre que habría una nueva recesión, en tanto que el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha dicho que todavía es pronto para saber cuándo se recuperará la economía, pero que el punto de inflexión podría producirse a mediados de año, como auguran algunos organismos internacionales. También es pronto para saber la previsión para el conjunto de 2012, ya que el Gobierno no elaborará su cuadro macroeconómico hasta que la Comisión Europea actualice sus previsiones el próximo 23 de febrero, aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de España auguran caídas del 1,7% y el 1,5%, respectivamente. De momento, el ejercicio 2011 ha cerrado con un avance del 0,7%, seis décimas menos de lo que había previsto el anterior Ejecutivo, debido a los efectos contractivos de los recortes presupuestarios y a la caída del consumo familiar y la inversión como reacción a un contexto más incierto.

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el conjunto del año el consumo de los hogares ha retrocedido el 0,1%; el gasto público, el 2,%, y la inversión, el 5,1 % (8,1% en el caso de la construcción), caídas que han sido mayores en el último trimestre del año. A ello se suma la pérdida de empleo, que el último trimestre aceleró su ritmo de caída interanual y decreció el 3,3%, lo que supone la reducción neta de casi 570.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

Frente a la aportación negativa de la demanda nacional, el sector exterior se mantuvo fuerte y siguió contribuyendo positivamente al PIB, después de que las exportaciones crecieran el 9% en todo el año y las importaciones descendieran una décima, aunque el turismo pierde algo de dinamismo. Del lado de la oferta, la actividad en la industria ha recaído después de seis trimestres consecutivos de crecimiento, en tanto que la construcción ha registrado una caída aún mayor que en el trimestre precedente. Mientras, en el sector servicios y la agricultura la actividad ha seguido creciendo, aunque a menor ritmo. El empleo ha caído en todas las ramas de actividad, aunque en la única que se ha desacelerado la destrucción de puestos de trabajo ha sido en la agricultura y ganadería.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha alertado de que los datos del INE reflejan que España está en una situación de extrema gravedad, de la que no se va a salir con las medidas económicas del Gobierno, "que pueden llevar al país a un callejón sin salida". En el mismo sentido, IU considera que estos datos suponen la confirmación de que las políticas de ajuste sólo llevan a la recesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios