Cada contribuyente paga 830 euros de más por la evasión fiscal de otros

  • Gestha calcula que reducir a la mitad la economía sumergida generaría unos 38.500 millones

El secretario general del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, asegura que los contribuyentes que cumplen con Hacienda pagan de media 830 euros más de lo que les corresponde para compensar la evasión fiscal de otros.

Mollinedo señaló ayer que si se redujera a la mitad la economía sumergida, lo que supondría bajar en unos 10 puntos este tipo de fraude, se recaudarían unos 38.500 millones, casi el doble de lo que recauda el Impuesto de Sociedades. "Es algo realmente posible", dijo, tras resaltar la importancia de definir de nuevo las competencias para lograrlo, aumentar responsabilidades y desplazar la lupa de investigación de los autónomos y las pymes a las grandes empresas.

El responsable de Gestha criticó que los planes antifraude siempre sean "clásicos" y se dediquen a investigar "con mucha exhaustividad" a los pequeños contribuyentes con fraudes fácilmente detectables - lo que permite a la agencia ofrecer unos resultados "excelentes"- cuando se debería centrar el foco en las grandes empresas.

Aún así, valoró positivamente el nuevo plan de lucha contra el fraude fiscal, aunque el objetivo de recaudación fijado sea un 20% inferior al de 2011, porque puede poner coto a la economía sumergida si se toman directrices "serias".

Por otro lado, Mollinedo repasó las últimas medidas del Gobierno y consideró "positivas" las subidas de impuestos implementadas porque elevan la igualdad y progresividad del sistema fiscal, a pesar de que el peso del IRPF recae sobre las personas que ganan menos de 53.000 euros (el 95% de la población).

En este sentido, Mollinedo explicó que los grandes patrimonios en España no están retratados en el IRPF, ya que cuentan con sociedades instrumentales donde colocar el patrimonio. De esta forma, los que tienen un gran patrimonio en viviendas pueden constituir una sociedad patrimonial y ahorrarse el 2% del valor catastral de la casa, mientras que el que tiene acciones puede constituir una Sicav.

Aún así, ve positiva la subida de impuestos porque mejora la progresividad del sistema al introducir gravámenes complementarios sobre las rentas del trabajo y, sobre todo, las del capital, ya que era "una paradoja" que aquéllos con rentas superiores al millón de euros tuvieran una tributación equivalente a la de los que ganan 38.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios