Economía

Los controladores esperan un "gesto" de Fomento antes de convocar la huelga

  • El sindicato cree que una reunión con el ministro José Blanco podría ayudar a encontrar una solución.

Comentarios 39

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) esperará un "gesto" del Ministerio de Fomento y de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) antes de decidir si convoca finalmente una huelga, ha señalado este miércoles su secretario de Comunicación, César Cabo, en una conferencia de prensa.

Cabo ha admitido que una huelga "no gusta a nadie" y ha explicado que la posibilidad de convocarla supone su última baza y se debe tomar como un "aviso" para AENA.

El portavoz de USCA ha hecho hincapié en que el sindicato espera un gesto por parte de AENA y de Fomento, y ha avanzado que "una reunión con el ministro, José Blanco, podría servir para encontrar una solución".

Para Cabo, la situación a la que se ha llegado en el conflicto entre los controladores y AENA es "únicamente" culpa del ministro de Fomento, porque ha sido él quien "nos ha empujado" a contar con la posibilidad de ir a la huelga.

Según el portavoz de USCA, debe de ser Blanco quien decida si quiere que "vayamos" o no a la huelga, porque lleva seis meses sin que avancemos en las negociaciones y "provocándonos" con decretos, como los dos últimos, que regulan el trabajo de los controladores, y que "aún no han salido publicados en el BOE".

Representantes de AENA y del sindicato continuarán esta tarde las negociaciones sobre el convenio colectivo, según ha indicado un portavoz de la entidad pública.

Cabo ha precisado que no hay un plazo para decidir las fechas de la posible huelga, aunque ha reiterado que siempre sería a partir del 16 de agosto.

Según Cabo, es la Junta Directiva la que debe decidir si convoca una huelga o no, en qué fechas y durante cuántos días.

Previamente, el otro portavoz de USCA, Daniel Zamit, había dicho que el sindicato convocaría la huelga cuando lo considere "necesario y oportuno", tras recibir ayer un "mandato claro" por parte de los trabajadores.

Zamit ha explicado que una huelga es muy arriesgada y que la dirección del sindicato no quiere asumir "riesgos innecesarios".

Ayer, los controladores apoyaron con el 98,25% de los votos la convocatoria de una huelga en protesta por el bloqueo de la negociación del convenio colectivo y los últimos decretos aprobados por el Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios