"El empresariado andaluz debe desarrollar nuevos valores"

  • El Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) abre sede en Andalucía con el fin de agrupar a los profesionales del sector e impulsar la cultura bursátil en las empresas

Comentarios 4

Tras casi medio siglo constreñido a sus sedes tradicionales en Madrid y Barcelona, el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) ha decidido iniciar una fase de expansión regional de la mano de su presidente nacional, Juan Carlos Ureta, primer ejecutivo de Renta 4. La apertura de la sede en Andalucía, inaugurada el pasado martes, es el primer paso de esta transformación. La delegación andaluza estará dirigida por Ignacio Contreras, un profesional de reconocido prestigio y profesor de la Universidad de Sevilla. Además de ampliar la base de asociados, Contreras pretende que el IEAF sea una referencia del debate económico andaluz, como ya lo es en Madrid y Barcelona, gracias a las investigaciones impulsadas por la Fundación de Estudios Financieros (FEF).

-¿Qué objetivos se marca?

-El primer gran objetivo es incrementar el número de miembros de la asociación en Andalucía. La mayor parte de los miembros en Andalucía son exagentes de cambio y bolsa, figura que desapareció con la reforma del mercado de valores y que actualmente son notarios. El segundo objetivo es colateral: acercar los servicios que el instituto presta a Andalucía.

-¿Qué tipo de servicios?

-Fundamentalmente son servicios de generación de ideas, debates, conferencias, puesta en común de temas financieros. Y por supuesto, la mejora de la formación de los asociados. El instituto cuenta con la Fundación de Estudios Financieros, un centro de pensamiento muy importante que a su vez incluye la escuela encargada del desarrollo de todos los planes de formación, tanto para asociados como para personas externas al instituto.

-¿A qué perfil se dirige el IEAF?

-Anteriormente el perfil estaba muy vinculado al mundo de la Bolsa, y especialmente al analista llamado fundamental, que analiza los estados financieros y contables. Por ejemplo, no tenían cabida los analistas técnicos o los gestores de patrimonio. Hoy día todos esos profesionales sí tienen cabida en el instituto. En definitiva es una asociación profesional que da entrada a todo aquel profesional que demuestre una experiencia, un saber hacer, y unos valores.

-El IEAF llega a Andalucía en un momento en el que su profesión sufre un descrédito considerable.

-Es cierto. Ese descrédito se percibe nítidamente. De alguna manera se ha puesto en discusión la moral y eso es un aspecto muy importante a tener en cuenta en la profesión del experto financiero. El instituto tiene un decálogo ético muy estricto donde los valores forman parte de la esencia del asociado. Y eso es algo que hemos defendido y siempre vamos a defender.

-Muy pocas empresas andaluzas cotizan. ¿Hay reticencia empresarial a buscar fuentes alternativas de financiación?

-Absolutamente. Creo que en Andalucía es muy importante desarrollar nuevos valores en el empresariado. Hay un retraso que tenemos que cubrir. El empresariado andaluz tiene unos valores muy peculiares y que dificultan la profesionalización y la internacionalización de las compañías.

-Ahora parece que sólo existe la austeridad. ¿Es imprescindible adelgazar tanto el sector público o nos quedamos cojos si nos quedamos sólo con los recortes?

-Es necesario un debate sosegado acerca del equilibrio entre lo público y lo privado. Lo que hay que hacer es impulsar la confianza para que se desarrollen el consumo y la inversión. Hay tres factores absolutamente claves a impulsar: una reforma laboral completa, efectiva y definitiva; la reforma financiera, que es también imprescindible para impulsar la actividad de las empresas, sin las cuales no hay desarrollo económico. Y para recuperar la confianza que haga brotar de nuevo el ahorro y la inversión, es muy importante el ajuste y la responsabilidad en el ámbito público. Al final, en economía hay que ser fundamentalmente sensato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios