"No vamos a entrar en una guerra absurda de precios con Ryanair"

  • Vueling espera mantener su liderazgo en Sevilla pese al desembarco de la aerolínea irlandesa gracias a la flexibilidad de su oferta y el trato al cliente · Piqué defiende la validez de las subvenciones a las compañías

Comentarios 27

Ni pasado, ni presente ni futuro. La política es tabú para Josep Piqué (Vilanova i la Geltrú, 1955). El presidente de Vueling está ahora concentrado en pilotar la primera aerolínea de bajo coste hasta la meca de la rentabilidad, un viaje en el que Andalucía supone una escala fundamental. Tras la fusión con su principal competidora -Clickair- y la absorción del 45% de su capital por parte de Iberia, la nueva Vueling acaba de cerrar agosto con un récord histórico de viajeros. Sin embargo, Piqué tiene los pies en el suelo, pese a su admiración por las vistas desde las azoteas de Sevilla.

-¿Cómo se explican esos resultados en un contexto de crisis?

-Aparte de que estamos notando una cierta recuperación de la demanda internacional, son fruto de un gran esfuerzo de todos sus trabajadores. Hace poco más de un año hicimos la fusión entre la antigua Vueling y su principal competidor, Clickair, que salió muy bien. El año pasado tuvimos resultados muy buenos y este año también los vamos a tener. Ahora llega el momento de crecer. En ese proceso de crecimiento Sevilla y el conjunto de Andalucía van a jugar un papel importante. Sevilla es nuestra segunda base después de Barcelona. El 36% de los viajeros que utilizan el Aeropuerto de San Pablo son de Vueling, aunque sabemos que esa situación va a cambiar porque viene Ryanair con una formulación muy agresiva.

-Ryanair no sólo va a implantar una base en Sevilla. También empezará a operar en el Prat.

-Ryanair es un competidor duro cuyo único argumento es el precio del billete. Es verdad que eso produce sorpresas a la hora de subir un equipaje al avión o de pedir determinados servicios complementarios. Pero Ryanair opera sólo de punto a punto en aeropuertos de segundo orden y ofrece un trato a los pasajeros que nada tiene que ver con el que nosotros les dispensamos. Y ahí es donde tenemos que hacer un esfuerzo para mejorar.

-¿Renuncian entonces a competir con Ryanair en costes?

-No. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo en reducción de costes todos los días. Tenemos márgenes muy buenos pero lo que no vamos a hacer es entrar en una guerra absurda de precios con una compañía que no ofrece el mismo producto que nosotros.

-También operan vuelos desde Granada, Jerez y Málaga. ¿Qué planes tienen en estos aeropuertos?

-Seguir trabajando con ellos. La colaboración de las autoridades aeroportuarias es muy buena y así va a seguir. Pero en cualquier caso Sevilla es el centro de nuestras operaciones para el mercado andaluz y así va a seguir siendo.

-Jerez se ha quedado descolgado del resto de terminales andaluzas.

-Estamos siempre dispuestos a escuchar. No somos una compañía que busque imponer sus decisiones y que simplemente pida subvenciones, sino que somos una compañía de aquí, con voluntad de permanencia y de llegar a acuerdos que sean mutuamente beneficiosos. Por tanto, manifiesto nuestra total apertura a discutir con las autoridades aeroportuarias de Jerez cualquier oportunidad.

-¿Ve necesarios estos acuerdos?

-Creo que en algunos casos son imprescindibles porque alternativas para las compañías aéreas hay muchísimas. Es muy razonable que los poderes públicos de una determinada ciudad o comunidad autónoma quieran asegurar la permanencia de sus conexiones aéreas. Y si para ello tienen que llegar a acuerdos con las compañías, a mí me parece que eso es bueno para los ciudadanos.

-Resulta chocante oírle hablar así dada su tradición liberal.

-Estamos hablando de hacer las cosas en beneficio mutuo, ¿no? Éste es un problema de correcta asignación de servicios y de recursos. Y creo que si todas las partes salen beneficiadas, ese tipo de negocios son correctos.

-¿El AVE supone competencia desleal a las compañías aéreas ?

-Renfe tiene todo el derecho a establecer los precios que considere oportunos para conseguir cuota de mercado. El problema está en la propia naturaleza de la titularidad del AVE, que es pública. Alguien podría pensar que se está compitiendo en el mercado con recursos que son de todos y no privados.

-¿Qué opina de los acuerdos con los controladores?

-La actitud del Ministerio de Fomento y de Aena ha recibido con razón un respaldo generalizado. Es un colectivo absolutamente imprescindible y profesional, pero que disfrutaba de unas condiciones de trabajo de componente monopolístico con unos costes que redundan en la ineficiencia del sistema. No es casual que las tasas aeroportuarias españolas sean las más caras de todo el continente. Queda todavía trabajo por hacer. Hay que abrir el mercado de los controladores para que no sea el propio colectivo el que tenga el control de acceso a la progresión. Y hay que ver qué sucede con esa parte del colectivo, no sabemos cuántos, que parece que no está conforme con las nuevas condiciones de trabajo.

-Y a ese debate sobre los costes no ayudan precisamente propuestas como las de Turismo de Barcelona de cobrar un euro por cada turista.

-Todo lo que signifique añadir costes a la movilidad turística va en detrimento del conjunto del sector. En las actuales circunstancias. Yo sería enormemente cauto a la hora de imponer nuevas tasas. La coyuntura económica no es la más proclive para hacer estas cosas.

-En su última visita a Sevilla, hace un año, dijo que cambiar el modelo económico en base a una ley era propio de un plan quinquenal soviético. ¿Ha mejorado la situación?

-Una reflexión inicial. ¿Alguien se acuerda de la Ley de Economía Sostenible? Las cosas son como son. Sí que es verdad que hemos pasado una primavera clave porque durante unas semanas había un riesgo cierto de no poder refinanciar nuestra deuda. Afortunadamente se ha superado y debo decir que en buena medida por decisiones del Gobierno, que ahora deben tener continuidad. Cualquier tipo de triunfalismo sería absurdo cuando todo el mundo sabe, y lo acaba de confirmar el propio Gobierno, que el paro va a seguir creciendo por lo menos durante dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios