"Quien no sea leal a la audiencia, no sobrevivirá"

  • El directivo de Vocento sugiere contar con distintos perfiles en las redacciones para adaptarse a los cambios tecnológicos, pero sin que "todos hagan de todo"

Dicen que los economistas, incluso los más líricos, recurren siempre a un lenguaje plano, casi áspero, para ilustrar sus pensamientos, teorías y discursos en general. José Manuel Vargas, consejero delegado de Vocento, no es la excepción a la regla ni tampoco pretende serlo. Sube el hombre al estrado con uno de esos discursos esquemáticos -se agradece- y va directo al grano. La prensa, y en esto coincide con sus predecesores en el ciclo de la Fundación Antares, sobrevivirá siempre que sepa adaptarse a una audiencia menos adicta al papel o, por decirlo futbolísticamente, más dispuesta a cambiarse de chaqueta en lo que al soporte -internet, claro- se refiere. Y como internet no es sólo un océano de letras, como también caben y hasta se prodigan los formatos audiovisuales, la obligación del superviviente es desguazar la vieja estructura de las redacciones y reformarla para incluir un equipo más versátil de profesionales. "Hay que disponer de distintos perfiles, y es importante no confundir esta afirmación con aquella otra que dice que todos hagan de todo", matizó Vargas ante el alivio de los periodistas presentes.

A la necesidad camaleónica se añade aquella olvidada aspiración de la función social de la prensa, "la gran diferencia de este negocio". "Busca la rentabilidad y acabarás perdiendo a tu audiencia; busca a tu audiencia y encontrarás la rentabilidad". Un lema que bien podría ser la versión civil de cualquier consejo militar del milenario -y muy seguido- Sun Tzu. Un lema que además reclama la resurrección del motor periodístico como creador de opiniones y restaurador de valores en una sociedad, la española, "donde no hay voces alternativas a la hegemonía de los poderes políticos". "Ahí entramos en juego nosotros: no hay una sola gran noticia mundial que no se haya generado en una redacción", observó el consejero delegado de Vocento.

En el camino, y no sólo por la castración de los ingresos publicitarios, se quedarán "quienes falten al leal compromiso con las audiencias, que nos demandan coherencia, posicionamiento y contribución a nuestro entorno". Vargas no pestañea: tiene claro el diagnóstico y ha encontrado el tratamiento. Vocento, lo dicen sus ojos, no caerá, "pero no todo el mundo sobrevivirá". Hagan sus apuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios