Una obra realizada en tiempo récord

  • Restauración paisajística. La tierra extraída del solar para cimentar la nueva sede de Abengoa ha sido aprovechada en la restauración paisajística del entorno del edificio, especialmente en la linde con el cauce del río Guadaíra, donde se ha creado una nueva zona verde aledaña al Campus Palmas Altas.

La constructora sevillana Heliopol, perteneciente a Rusvel, se ha encargado de las dos primeras fases de la edificación de la nueva sede de Abengoa. La empresa ha ejecutado el movimiento de tierras, la cimentación, la construcción de los muros de contención y la instalación de las redes subterráneas de abastecimiento y saneamiento del Campus Palmas Altas.

Además, Ingeconser, con sede en Málaga, ha sido la responsable de la ejecución de todas las estructuras de hormigón, acero, albañilería y prefabricados del complejo. El Campus Palmas está basado en una estructura de edificios levantados sobre bloques de acero de crujías –espacio entre los muros de carga– anchas a modo de corredores que están conectados por atrios en sus fachadas.

Las cifras muestran la magnitud de los trabajos, que se han realizado en un tiempo récord, ya que la primera piedra fue colocada en mayo de 2007. En total, el nuevo campus ha supuesto la utilización de 1,3 millones de kilos de acero estructural, otros 3,5 millones de kilogramos de acero corrugado. 48.000 metros cúbicos de hormigón, y otros 6.000 metros lineales de prefabricados de hormigón en estructuras voladizas. Siguiendo el proyecto del estudio de Richard Rogers, Ingeconser ha realizado los prefabricados de hormigón voladizos. Estas estructuras generan sombras entre ellas para minimizar el efecto de la luz solar sobre las oficinas. Según el presidente de Ingeconser, José Enrique Aimar, “la construcción de este campus sostenible para Abengoa y otras empresas e instituciones es una muestra de la integración de las necesidades empresariales con las condiciones del terreno y medioambientales. Desde el punto de vista arquitectónico y de su construcción es un nuevo camino para explorar en nuestro país, basado en soluciones creativas, con estructuras modulares y que técnicamente buscan la sostenibilidad de las edificaciones y un ahorro de costes considerables”.

En paralelo, Heliopol ha ejecutado la urbanización de todo el sector de Palmas Altas. Con unos 395.000 metros cuadrados, constituye una de las mayores zonas de expansión de Sevilla. Entre los trabajos también se incluye la ejecución de un paso inferior bajo las vías del ferrocarril del puerto y la conexión de la salida a la A-4 con un nuevo vial en la margen izquierda del puerto.

Doce empresas implicadas en llevar el proyecto a la realidad

La construcción del Campus Palmas Altas ha supuesto la coordinación de los esfuerzos de una docena de firmas punteras, entre ellas varias andaluzas. El proyecto fue concebido por un equipo de arquitectos liderados por Rogers Stirk Harbour + Partners, en el que se encontraban Vidal y Asociados Arquitectos, el estudio de Juan Fernández Carbonell e Ingeniería Arup. Las zonas verdes han sido diseñadas por María Medina y el arquitecto Gregorio Marañón. Además de Heliopol e Ingeconser, también han participado Bovis Lend Lease, Jones Lang Lasalle, Lindner AG, Gleeds Ibérica, Enviai s.p.a. y Zeta 3.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios