Se reduce la incertidumbre

  • La tendencia de las bolsas ha cambiado en septiembre; sin embargo, persisten las dudas, por lo que los inversores siguen muy pendientes de los datos macro

El mes de septiembre, a diferencia de agosto, comenzó con ánimo positivo en las bolsas, porque los datos macroeconómicos y las previsiones de los bancos centrales ayudaron a disminuir la incertidumbre. Dudas que, sin embargo, están lejos de disiparse, en la medida que persiste la debilidad en el mercado residencial americano, en el empleo y, por tanto, la escasa fluidez del crédito sigue sin soportar el consumo.

Varios son los factores que han permitido que comience a darse la vuelta el entorno. Un repunte inesperado en EEUU del ISM de manufacturas en agosto; los datos de balanza comercial e inventarios al por mayor de julio, que proyectan un comienzo trimestral mejor de lo esperado de cara al registro de PIB del tercer trimestre de 2010; la continuidad de sorpresas positivas en la Eurozona, particularmente por la consolidación en zona de expansión de los índices de confianza empresarial y de la estabilización de los registros de desempleo. En mercados emergentes, continúa la fortaleza cuasi intacta de los datos de actividad por el impulso de la demanda interna, lo que está dando soporte al sector exterior de países OCDE.

En cuanto a los bancos centrales, tanto la Reserva Federal y el Banco de Japón, como el Consejo de Gobierno del BCE, han seguido apoyando la estrategia de sostenimiento de la liquidez. En este sentido, con el fin de seguir apoyando las inyecciones de liquidez en un contexto de tímida mejora en los mercados de financiación, el BCE ha decidido mantener la inyección ilimitada de liquidez en las subastas semanales y en las extraordinarias a un mes, al menos hasta principios de 2011.

Además ha introducido nuevas subastas de inyección con vencimiento a 3 meses, y otras tantas operaciones de fine-tuning, con el objetivo de facilitar los próximos vencimientos de subastas a largo plazo previstos para el cuarto trimestre de 2010. Desde el lado monetario, las noticias también han sido favorables. En primer lugar, por la ralentización en el ritmo de subidas de tipos en economías emergentes, dado que los bancos centrales lograron anclar las expectativas de inflación en la primera mitad del año, y por la estabilización del riesgo periférico en España, pese a las puntuales ampliaciones de diferenciales consecuencia de la bajada en TIR de la deuda de países núcleo.

En líneas generales, el apetito está siendo alto en las subastas de papel periférico. En el tema empresas, se está produciendo la reactivación de las emisiones de crédito corporativo (uno de los motivos de la recuperación de las bolsas en la primavera 2009), impulsadas por la recuperación desde mínimos del ciclo, en el primer trimestre del pasado año, de un 60% de los beneficios empresariales y un 75% de sorpresas positivas en beneficios por acción. Por último, la nueva normativa bancaria de Basilea III parece ser más benévola de lo que el mercado estaba esperando en cuanto a requerimientos de capital y fechas de su implementación, lo que puede servir para reducir la presión sobre la concesión de crédito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios