El sector inmobiliario duda de que la reforma financiera rebaje los pisos

  • Los expertos creen que el crédito es la clave · Moody's cuestiona que haya fusiones por la falta de ayudas públicas "generosas"

El sector inmobiliario se muestra escéptico ante un posible gran ajuste del precio de la vivienda de manera inmediata como consecuencia de la reforma del sistema financiero. Tanto los expertos consultados por Efe como la patronal inmobiliaria (APCE) coincidieron en que las provisiones que se exigen al sistema financiero no tienen por qué traducirse en un ajuste de precio. El presidente de APCE, José Manuel Galindo, estimó que, de trasladarse al mercado la exigencia de provisiones de los bancos por sus activos inmobiliarios -que han pasado del 25% al 35%-, la vivienda "como mucho" se abarataría un 10%, hasta situar el metro cuadrado en los 1.530 euros. La reforma del sistema financiero también establece un aumento de las provisiones del 27% al 65% para las promociones en construcción y del 31% al 80% para los terrenos "problemáticos", lo que, según el sector, podría llevar a muchas entidades a iniciar obras en el suelo urbanizable del que dispongan.

El presidente de la gestora inmobiliaria Alteba, Rafael Martín, incidió en que que la reforma financiera sólo provocará un aplazamiento en la toma de decisiones de compra. Para el director de la cátedra inmobiliaria del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), José Antonio Pérez, un posible ajuste no afectaría a las casas de "zonas buenas", mientras que las peor situadas tendrían más competencia. Además, un descenso de los precios no tendrá ningún impacto si no lleva de la mano un acceso a la financiación en buenas condiciones, aseguran tanto desde la patronal inmobiliaria como desde la tasadora Tinsa.

Sólo la exigencia de provisionar un 50% del valor de las segundas residencias en manos de la banca desde 2008 puede provocar algún descenso más marcado de los precios de determinadas viviendas en zonas costeras. Así lo afirmó el economista y socio-director de la consultora Horizone, Julio Gil, quien auguró una apertura de las entidades financieras a la hora de refinanciar las condiciones hipotecarias con el fin de evitar más embargos. Por su parte, el director residencial de suelo, urbanismo y gestión de activos en Jones Lang LaSalle, Carlos Ferrer, señaló que la reforma financiera, más destinada a fomentar las fusiones entre entidades, no repercutirá en los precios en el primer semestre.

Por su parte, la agencia de calificación crediticia Moody's resaltó ayer que el plan para reestructurar el sector bancario presentado por el Gobierno español es "positivo", aunque se mostró "escéptica" sobre la posibilidad de que se produzcan nuevas fusiones de entidades en el sector ante la ausencia ayudas públicas "más generosas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios