Los trabajadores de seis aeropuertos británicos irán a la huelga

  • Heathrow y Stansted (Londres), Southampton (sur de Inglaterra), y Edimburgo, Glasgow y Aberdeen (Escocia) son los aeródromos afectados. La semana próxima se conocerán los datos del paro.

Los seis aeropuertos británicos gestionados por BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, afrontan una situación de caos antes de que terminen las vacaciones tras la convocatoria por parte del sindicato del personal de tierra de una huelga en protesta contra la oferta salarial de la empresa.

El sindicato Unite, en representación de estos trabajadores, informó de que sus afiliados votaron mayoritariamente en favor de convocar movilizaciones, que afectarán en fechas por determinar a los aeropuertos de Heathrow y Stansted (Londres), Southampton (sur de Inglaterra), y Edimburgo, Glasgow y Aberdeen (Escocia).

Los trabajadores, que incluyen personal estratégico como bomberos mecánicos y personal de seguridad, llamaron así la atención sobre lo que consideran una "miserable" oferta de subida salarial: un 1 por ciento para 2010 después de haber sufrido una congelación en 2009. BAA pidió a Unite que vuelva a la mesa de negociación para tratar de evitar una huelga que afectaría a decenas de miles de personas en el final de las vacaciones de verano.

En un día de la temporada de verano, por estos seis aeropuertos transitan una media de 300.000 personas, siendo el de Heathrow (el quinto aeropuerto más transitado del mundo) el potencialmente más afectado, ya que llega a operar en estas fechas más de 200.000 viajes. Tras el apoyo a la huelga de los 6.000 trabajadores que participaron en la votación, la dirección de Unite se reunirá el lunes para decidir los detalles sobre los eventuales paros.

Antes de conocerse la noticia, el primer ministro, el conservador David Cameron, manifestó que un paro de los aeropuertos no conseguirá nada "aparte de causar daño" a numerosas personas. Cameron, que pronunció un discurso sobre la importancia del turismo para la economía británica, dijo que "este tipo de huelgas no consiguen nada aparte de hacer daño, daño a las empresas, daño a los empleos y daño a los intereses de los turistas que quieren visitar el Reino Unido o a la gente que quiere viajar fuera".

La empresa argumentó en las últimas horas que su oferta salarial a los trabajadores es "razonable", en un momento en que "BAA y sus aerolíneas clientes están viendo un declive del número de pasajeros, debido al impacto de la recesión y de la nube de ceniza volcánica". El mes pasado, la compañía informó de que su beneficio operativo en el primer semestre del año se redujo en un 37,8% frente al mismo periodo de 2009, hasta los 247 millones de euros. Sin embargo, según anunció BAA días después, el tráfico en sus seis aeropuertos británicos siguió aumentando, con Heathrow a la cabeza, que el pasado mes de julio registró un tránsito de 6,7 millones de pasajeros, la cifra mensual más alta de su historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios